LOS JUEGOS DE NINTENDO CLASSIC MINI: SNES (PARTE 1)

El 29 de septiembre llegó Super Nintendo Mini, y lo hizo con una selección de los mejores juegos de aquella época dorada.

Demos, pues, un repaso a su historia a través de estos títulos.

Nintendo lanzó el año pasado Classic Mini: NES, un homenaje a una de las consolas más importantes de la historia, no sólo por el número de grandes videojuegos que tuvo, sino por ser cuna de grandes sagas como Mario o The Legend of Zelda.

Nintendo popularizó el jugar a videojuegos en casa, definió el formato estándar de los mandos y el sistema de juegos creados por empresas “third party” que aún está vigente.

Con motivo del 30 aniversario de la máquina original, la compañía japonesa nos brindó esa consola en formato mini con 30 juegazos, y repitió la jugada con una Nintendo Classic Mini: SNES, que tiene menos juegos – 20 de los mejores y el inédito Star Fox 2 -, pero cuyo valor como parte de la industria no tiene precio.

ASENTANDO UNA INDUSTRIA

El éxito de NES fue incontestable, y el miércoles 21 de noviembre en Japón – y en junio del 92 en Europa – se lanzó la Super Nintendo Entertainment System.

El lanzamiento en Japón fue todo un éxito, con las 300.000 consolas distribuidas agotadas en pocas horas, algo que casi paralizó el país.

Tal revuelo causó que, a partir de entonces, el gobierno japonés pidió a las empresas que lanzaran sus consolas en fin de semana.

Nintendo entró con muy buen pie en la era de los 16 bits y, además de marcar a toda una generación de jugadores, innovó en términos tecnológicos y coqueteó con la retrocompatibilidad.

Si hablamos de juegos, leyendas como Mario, Link o Kirby tuvieron gran protagonismo en la consola, pero también vimos nacer estrellas, como Yoshi o Fox McCloud, y nuevas sagas, como la fantástica Mario Kart.

Además, compañías externas, como Konami, Capcom, Squaresoft o Rare, hicieron que el catálogo de SNES brillara aún más si cabe.

LOS JUEGOS DE INICIO

Super Nintendo llegó arropada por el éxito de NES y se estrenó con dos juegos de gran calidad, algo que nos recuerda a Nintendo Switch.

Nintendo y SEGA disputaron en la generación de los 16 bits una batalla magnífica en la que las dos compañías pusieron a sus mejores talentos a trabajar para llevarse el gato al agua.

El resultado, en el terreno de SNES, fue de 719 juegos, 52 de ellos producidos por la propia Nintendo.

Los jugadores nos beneficiamos de esa colosal lucha creativa que nos brindó juegos de una calidad altísima que ahora podremos revivir – o descubrir por primera vez – gracias a la nueva mini-consola de Nintendo.

TRES JOYAS EN UN AÑO

Un juego de Mario fue el encargado de acompañar a Super Nintendo en su estreno.

Y qué juego.

Super Mario World llegó el 21 de noviembre de 1.990, pero no lo hizo solo: junto a él nos encontramos a un simpático dinosaurio verde.

Y así, Yoshi entró en nuestras vidas para añadir frescura a un género, el de las plataformas, que parecía insuperable tras Super Mario Bros. 3.

Miyamoto lideró el desarrollo de un título que vendió más de 20 millones de unidades, y que estableció muchas de las mecánicas a replicar en el futuro de la saga y, claro, del género.

El otro gran título que llegó a tiempo para el lanzamiento de la consola fue F-Zero, un juego de carreras de bólidos futuristas que destacó por unos gráficos portentosos y una sensación de velocidad muy lograda.

Además, nos presentó al Capitán Falcon, un personaje que podemos ver en los Super Smash Bros.

Durante el primer año no hubo mucho más a lo que jugar, pero en noviembre del 91 llegó A Link to the Past, el juego que marcó la pauta durante décadas sobre cómo hacer un The Legend of Zelda.

Era – y sigue siendo – un juego precioso, pero también destacó por su diseño de niveles, sus mundos dinámicos y, sobre todo, por el estreno de la Espada Maestra.

Fue un juego tan adelantado a su época que aún hoy no se siente desfasado.

El Link de SNES nos sigue sorprendiendo… y lo disfrutamos como el primer día.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.