LOS MEJORES PODCASTS

¿Qué jugador no alberga una pizca de nostalgia? ¿A quién que no sea un nostálgico puede ocurrirsele la terrible incongruencia de vivir pensando en los juegos pertenecientes a otra época? Permitidme que os confiese algo.

Sólo el que sabe descubrir lo hermoso y tiene la palabra adecuada puede ser capaz de trasladar a sus oyentes sus propios sentimientos, sus emociones, sus inquietudes y sus esperanzas.

Y por eso seguramente, aquél que siente nostalgia de los juegos de una época y de una forma de hacer pasada alcanza esos niveles de sensibilidad con sus comentarios.

Porque para adentrarse en la hermosura, en la belleza de todas las cosas y de todos los hechos, hay que abordar las naves de la ensoñación y deleitarse con la contemplación de tan gloriosos títulos que ya parecen olvidados.

Y la palabra de Gatts (o Ignacio), célebre comunicador donde los haya, tiene la virtud de descorrer el velo del misterio que cubre el amor que le profesamos a aquellos sencillos juegos, la balanza íntima en que se pesan la verdad, la belleza, y la justa devoción por unos sistemas de entretenimiento que nunca nos han abandonado, y ya nunca podrán hacerlo tras escuchar sus acertados comentarios.

Pues en Gatts no hay mayor error que el de ser sensato, que el de saber ver con privilegio lo que la vista de los jugadores comunes no alcanza.

Escuchando a Gatts, nuestra propia razón se va a platicar con la misma esencia de todo lo bueno que puede encontrarse en aquellos añorados juegos, y nos olvidemos del trabajo fatigante para recordar algunos de los clásicos de los que se han nutrido nuestros sueños, y nos reconforta desde la lejanía.

Gatts es lo que podría decirse un poeta al beneficio de los viejos juegos, pues en sus frases va siempre el inevitable comparar con nuestras propias vivencias para volar en alas de la muy propia fantasía.

Sus comentarios suenan como una sinfonía espiritual que se va tornando espectacular y, casi mágica, nos hace viajar por nuestro interior en busca del lugar en que guardamos el líquido concienzal de la concordia, del saber vivir felices.

En sus comentarios encontramos una época diferente a la actual, con el encanto peculiar de otros juegos y otros sistemas: hallaremos también una poderosa sensibilidad que detiene la atención y el pensamiento, que acicatea la curiosidad y amplia nuestro horizonte.

En cada uno de sus comentarios brotan el anhelado bienestar de que todo jugador que se precie de serlo se nutre, el panorama amplio y verdadero de los hechos y los títulos que dieron forma a una época, y la intención filosófica y humana que se esconde tras los pilares de esta consagrada industria a la que tanto cariño le profesamos, un enfoque distinto y diferente de los juegos… y así vamos encontrando el equilibrio armónico entre el conocimiento y la añoranza de una época pasada.

Por eso quiero invitaros a que disfrutéis de sus podcasts, y vayáis entusiastas buscando una fuga para las que son ya nuestras confusas inquietudes.

Deambulemos con Gatts y encontremos el reposo y la tranquilidad que da el conocimiento de aquello a lo que amamos, que en nuestro caso son los juegos más tradicionales, en unos podcasts que, como os decía, son ya de puro lujo.

Porque en las palabras de este famoso comunicador encontraremos la libertad y la seguridad: la libertad de la soledad y la seguridad de no ser siempre comprendidos, pues quienes nos comprenden tienden a esclavizar una parte de nuestro ser.

Pues la sabiduría que atesora Gatts respecto a los juegos retro, amigos mios, ya es de todos y para todos, y los comentarios que realiza hoy repercutirán mañana en los ecos de la multitud, y lo que siente hoy en el fondo de su corazón, ese sentimiento mágico que consigue transmitir con una sencillez digna de elogio, será repetido mañana por millares de corazones.

Y es que el particular mundo de los juegos más clásicos es ya un medio al que muchos de nosotros le hemos consagrado nuestro cariño, y del que guardamos muy gratos recuerdos, con sus cosas buenas y malas.

Pues a esta particular industria del ocio electrónico ya le profesamos, como se nos revela en cada uno de los podcasts en los que participa este amante de los clásicos, cierto cariño, pues tan pronto nos corona, como nos crucifica. Y así como nos agranda, en ocasiones también nos poda.

Porque así es la industria del videojuego, repleta de grandes éxitos y fracasos en su glorioso pasado, y de la mano de Gatts reiremos todas nuestras risas, y lloraremos todas nuestras lágrimas, dado que sabe transmitir como nadie ese amor intrínseco que le profesa a los videojuegos, y nos contagia de sus propias vivencias, pues el amor y el cariño que siente el propio autor por el medio no posee ni se deja poseer, porque se basta a si mismo.

Y es precisamente este amor el que dirige sus palabras, que no son sino el reflejo de sus propios pensamientos, o quizá ya de los nuestros propios, pues con su dulce voz consigue diluirnos en su pensamiento y ser como un arroyo que canta su melodía a la noche.

Y es que sus conocimientos traspasan fronteras, sentimientos, y acaso corazones; los corazones de cuantos tienen ocasión de profundizar en sus comentarios, y de ser heridos por su comprensión, e invita a ser partícipes de ese conocimiento de buena gana y alegremente.

Como os decía, invita a despertar de ese mundo de ensueño del que todos somos ya partícipes y dar gracias por disponer de otra jornada con la que rememorar algunos de los viejos clásicos.

Escuchar a la voz de Gatts, es comprender que algunos de estos títulos son ya un milagro en si mismos, lo que ciertamente no deja de ser verdad.

Pese a todo lo que os he dicho, resistid la tentativa de convertir al autor de estos famosos podcasts en un ser extraordinario, pues escuchando su mensaje llegaréis a la conclusión de que lo extraordinario se encuentra tan solo en las personas comunes, y este es un hecho que se aplica a todos los juegos de la época, incapaces de competir con el virtuosismo gráfico que es un denominador común de los títulos actuales, pero que atesoran una magia y un buen hacer del que carecen muchos de los títulos de ahora.

Y esta comprensión que tan bien sabe y consigue transmitir el propio Gatts nos permite hacer cualquier cosa y nos acompañará siempre.

Por esta comprensión, y este conocimiento que en breve espero compartir con todos vosotros, quiero dedicarle este comentario a tan excelente autor como lo es Gatts, y a toda su gente, mención especial para Albert, que hacen posible la realización de estos consagrados podcasts, que ya son una referencia obligatoria para todos nosotros, así como una fuente de inspiración y de conocimiento.

Podéis seguir su excelentísimo trabajo, así como estar al día de su igualmente excelente nivel de conocimientos, desde la página de http://www.sakurabit.net/ , donde encontraréis además sus maravillosos podcasts, conocidos por el nombre de FASEBONUS, que de igual modo trataré en el futuro de colgar en esta página para aquellos que pretendan seguir de primera mano su trabajo.

Pero si esta página que me llevo entre manos os merece cierta credibilidad, os aconsejo, con el mayor de los convencimientos, pues aunque os he aconsejado numerables cosas en el pasado pocas veces lo puedo decir con tanta certeza y seguridad, que sigáis atentamente el trabajo desarrollado por estos grandes profesionales, que con gran amor y devoción por el medio consiguen siempre sorprendernos, y de la forma más grata y amena posible.

Desde aquí tan solo me resta enviarles un cordial saludo y desearle la mejor de las fortunas para sus futuros proyectos, de los que no tengo ninguna duda de que rozarán la excelencia, como mínimo.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.