LOS ORÍGENES DE FINAL FIGHT


El éxito de la primera entrega de Street Fighter resultó moderado y desigual, pues mientras que en su país de origen pasó relativamente inadvertido, siendo considerado como un juego meramente correcto, en el territorio americano si caló hondo entre los aficionados al género.

Asimismo, su repercusión en los mercados occidentales también es digna de tener en cuenta, pues llegó a disponer de conversiones para algunos sistemas de uso doméstico del calibre de ZX Spectrum, Amiga, y PC‘s compatibles, entre tantos otros.

A causa de su buena aceptación desde Capcom USA solicitaron a la compañía japonesa el desarrollo de una continuación, petición que fue tomada en consideración, con el mismísimo Yoshiki Okamoto como uno de los máximos responsables del proyecto.

Dado que el juego original había gustado especialmente en los Estados Unidos, Capcom centró su nuevo desarrollo en un producto enfocado a satisfacer a las preferencias de los jugadores americanos.

Por este motivo se introdujeron un total de tres personajes seleccionables, en vez del conocido Ryu o Ken en su defecto, que hicieron acto de presencia en el primer título de la franquicia.

En su lugar el usuario podía optar entre elegir a Cody Travers, un apuesto luchador de origen americano vestido con una camiseta blanca y pantalones tejanos; Mike Haggar, un musculoso alcalde que domina con soltura el arte del Wrestling, y finalmente a Guy, un personaje de origen japonés con un ligero parecido a Ryu, que viste un kimono de color rojizo.

Siguiendo con los cambios, desde Capcom optaron por modificar el sistema de juego, pasando de un Versus en toda regla a un beatem up callejero que enfrentaba a los diferentes protagonistas contra hordas de maleantes.

En un primer momento se dio a conocer aquel título en desarrollo como Street Fighter ’89, nombre que mantuvo hasta las pocas semanas previas a su comercialización.

Sin embargo, cuando en Capcom USA vieron el juego finalizado hicieron notar que este producto difería mucho de la continuación que habían solicitado a la compañía de Osaka, pues se alejaba significativamente del Versus que tan buenos resultados había cosechado en su territorio.

De modo que se decidió cambiar el nombre del juego que en breve vería la luz por el de Final Fight, reservando así al resto de luchadores callejeros para una posible secuela.

Por fortuna, la buena acogida que tuvo este programa y las peticiones desde la sede de la compañía en USA animaron a Okamoto y su equipo a desarrollar, esta vez si, una nueva entrega con la que la franquicia quedaría ensalzada a la categoría de mito, nada menos que el sobresaliente Street Fighter II.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.