LOS ORÍGENES DEL SPECTRUM, PARTE 4

Tratando de evitar que la competencia – compuesta esencialmente por Amstrad y Commodore – incrementase su margen de negocio, Sinclair optó por lanzar al mercado una ampliación de 16K de memoria, que a grandes rasgos consistía en un cartucho situado en el lateral del teclado y, tal como dicta la lógica, hacía posible programar órdenes más complejas.

No obstante este periférico cosechó un éxito moderado, en parte porque tendía a desconectarse con relativa facilidad, obligando a los sufridos usuarios a repetir todo el proceso.
Con el paso del tiempo la práctica totalidad de compradores se vieron forzados a fabricar sus propios adaptadores, ya fuera con masilla o cinta aislante, lo que dotaba a los ordenadores de un aspecto cuanto menos rudimentario.
Tampoco el ZX81, que vio la luz apenas un año más tarde, alcanzó un elevado volumen de ventas, pues a grandes rasgos se trataba de un modelo idéntico al que le habían dotado de una ligera mejora en la paleta de colores – es decir, verde y negro – y la consabida impresora.

De hecho, aquellos que ya tenían en su poder un ZX80 podían convertirlo en el modelo actual mediante un kit, aunque a duras penas se apreciaban diferencias entre ambos.
Con todo, esta maniobra si experimentó una muy buena acogida al otro lado del Atlántico.
Tanto es así que cuando el ZX81 vio la luz en los Estados Unidos se consiguieron vender hasta 15.000 unidades en tan sólo una semana, y el ordenador se convirtió por derecho propio en una poderosa herramienta al servicio del aprendizaje.

Basta con decir que no tardaron en publicarse los primeros libros relacionados con la informática para inexpertos.

Con semejante trayectoria era de esperar un nuevo modelo, bautizado para la ocasión como ZX82, que se consolidó como la máquina de juegos por excelencia.
En palabras del propio Sinclair: “simplemente reciclamos la arquitectura del ZX80 y del ZX81 para crear un nuevo ZX con colores“.

Sea como fuere, multitud de jóvenes recibieron como regalo de navidad un flamante modelo de 48K, allá por el lejano año 1.982, que trabajaba con una versión superior del BASIC.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.