LOS PRIMEROS JUEGOS DE DONKEY KONG

Shigeru Miyamoto quería competir con Pac-Man, Asteroids y todos aquellos arcades que, en 1.981, comenzaban a atraer a un público masivo hacia los salones recreativos.

Para conseguir superar a las maravillas de aquel entonces, ideó una nueva trama con unos personajes que, a la larga, darían mucho que hablar.

Donkey Kong, un feo y torpe gorila, hacía las veces de villano; Mario, un rechoncho obrero, era el bueno, y la princesa atrapada la víctima a rescatar.

El caso es que, con el paso del tiempo, Donkey Kong ganó en fama, habilidades y juegos.

Una serie de dibujos animados se mantuvo en la televisión americana durante dos largos años, y la aparición de NES le convirtió en el gorila doméstico en gran parte de los hogares yanquis.

Después, Mario ganó protagonismo pasando a ser la mascota de Nintendo, y dejando a Donkey Kong para los melancólicos.

La rapidez con que evolucionaba la tecnología no daba lugar para un título basado en el simplismo gráfico, por muy divertido que fuera.

Y, lo que son las cosas, Donkey Kong regresó mucho después al primer plano de actualidad, precisamente, gracias a la tecnología.

Primero innovó con los 256 colores de Super Game Boy, en un cartucho a caballo entre sus antiguas aventuras y las nuevas ocurrencias de sus creadores.

Y después pudimos disfrutar del legendario Donkey Kong Country, uno de aquellos cartuchos llamados a romper moldes.

Así que hoy nos ha dado por recordar su glorioso legado y maravilloso pasado, que también es el nuestro.

DONKEY KONG (Arcade, 1.981)

Supuso la presentación oficial de Donkey Kong.

Miyamoto consiguió un éxito enorme basado en saltar barriles y rescatar dulces princesitas.

DONKEY KONG JR. (Arcade, 1.982)

La misma simpleza gráfica, pero con cambio de protagonistas.

Donkey Kong es ahora el prisionero y Jr. el encargado de rescatarlo.

DONKEY KONG 3 (Arcade, 1.983)

Tres años y tres arcades.

Donkey Kong se convirtió en la recreativa más jugada de su época.

Sumando versiones, supera incluso al mismísimo Street Fighter II.

Mientras tanto, en la CBS se emiten cartoons de Donkey Kong, de la mano de Ruby Spears.

DONKEY KONG (NES, 1.986)

La NES entra en los hogares americanos y Donkey Kong se sube al carro de las consolas con una conversión de su primer éxito arcade.

DONKEY KONG JR. MATH (NES, 1.986)

El éxito del gorila pone a trabajar la mente de Miyamoto, que se saca de la manga un juego basado en operaciones aritméticas y lógicas.

DONKEY KONG JR. (NES, 1.986)

Sin dejar pasar mucho tiempo, las aventuras de Junior dan el salto al formato cartucho, con un éxito similar al de la primera entrega.

DONKEY KONG 3 (NES, 1.986)

Para completar la historia sólo faltaba que la tercera recreativa pasara a cartucho.

Nintendo no dejó que los aficionados se olvidaran del arcade.

DONKEY KONG CLASSICS (NES, 1.988)

Un par de años después Donkey Kong Classics ponía al alcance de los más jóvenes los dos primeros juegos reunidos en un solo cartucho.

DONKEY KONG ’94 (Super Game Boy, 1.994)

Pasan los años y cuando todos, a excepción de los nostálgicos, se han olvidado de Donkey Kong, Super Game Boy y sus 256 colores resucitan el mito.

DONKEY KONG COUNTRY (Super Nintendo, 1.994)

Estalla la bomba y las mejores tecnologías del momento hacen de Kong un personaje que casi respira en un cartucho de 32 rotundos megas.

DONKEY KONG LAND (Game Boy, 1.995)

Algo así como el paso de Donkey Kong Country a la portátil.

Sus creadores trabajaron muy duro para lograr un título tan impresionante, salvando las lógicas diferencias, como el clásico de 16 bits.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.