LOS RABBIDS EN LAS CONSOLAS DE NINTENDO (PARTE 1)

Son patosos, traviesos y molestos, pero también tremendamente divertidos.

Aunque ahora veamos a los Rabbids como una saga con valor por sí misma, estos conejos nacieron para insuflar vida a otro personaje, Rayman.

En 1.995, la compañía francesa Ubisoft y un joven Michel Ancel presentaron Rayman, un colorido juego de plataformas 2D protagonizado por un simpático personaje sin articulaciones.

El ritmo del juego era algo pausado, pero la cantidad de niveles, el apartado visual y los poderes de Rayman fueron elementos muy interesantes.

En 1.999, seguramente debido a la influencia que Super Mario 64 tuvo en el género, Rayman se pasó a las tres dimensiones.

Tras un par de spin-off y versiones de Rayman 2 para otras plataformas, en 2.003 llegó la tercera parte de la saga.

Sin embargo, después de esta entrega, Ancel se embarcó en nuevos proyectos tan diferentes al de Rayman como el juego de acción de Peter Jackson’s King Kong para Game Boy Advance y GameCube.

La saga Rayman parecía aparcada a falta de ideas para resucitarla, pero en 2.006 no sólo renació, sino que lo hizo de la mano de una camada de personajes de lo más peculiares.

INVASIÓN DE CONEJOS

Rayman Raving Rabbids empezó a gestarse como un juego tradicional de la saga, un plataformas en 3D.

Los conejos, presentados como los villanos, iban a ser una especie de horda de zombies que le harían la vida imposible al héroe.

Poco a poco, el concepto del juego viró hacia el party game – títulos basados en minijuegos -.

El motivo del cambio de género lo propició Wii, con sus posibilidades de realizar acciones de control por movimiento.

Esto no gustó nada a Ancel, diseñador de los Rabbids, lo que provocó que el francés abandonara el proyecto.

Pero los Rabbids eran imparables y el cambio de género fue bien recibido gracias a unas mecánicas que aprovecharon las características de Wii.

Además, aunque el humor es algo que siempre había estado presente en la saga, en esta entrega fue más notorio.

Rayman era diferente, pero estaba de vuelta.

En 2.007 vimos una secuela de Raving Rabbids y, en 2.008, una tercera parte llamada TV Party.

De ambos juegos se podían extraer dos lecturas.

La primera es que los conejos habían ganado al hóeroe.

La segunda es que la estupidez de las criaturas había conquistado al público.

HAZTE A UN LADO, RAYMAN

Aunque el primer juego de la nueva saga de los Rabbids intentó ser serio, la tendencia de los conejos a lesionar al Rabbid más cercano – o a sí mismos – levantó las carcajadas de los jugadores.

Las referencias a películas y otros videojuegos que se vieron en la segunda y tercera parte de Raving Rabbids provocaron que Ubisoft tomara la decisión de mandar a Rayman al banquillo y sacar a todos los Rabbids como titulares.

Era el momento de que los conejos brillaran gracias a su particular sentido del humor.

En 2.009 vimos el juego Rabbids ¡¡Mi caaasa!!, el primer spin-off protagonizado completamente por los conejos.

El humor, los traviesos conejos con disfraces y niveles rápidos de completar, fueron las claves del título.

Los minijuegos continuaron con Rabbids: Regreso al Pasado, Rabbids Rumble y Rabbids Land.

Además de ser juegos del mismo género, los Rabbids siempre han ido de la mano de las consolas de Nintendo.

La primera entrega de Raving Rabbids acompañó el lanzamiento de Wii, Regreso al Pasado el de Nintendo 3DS y Land el de Wii U.

Por eso, visto que las tres últimas consolas de la casa se habían lanzado acompañadas por un juego de los Rabbids, la llegada de Mario + Rabbids Kingdom Battle era algo natural.

La diferencia es que, ahora, los conejos no sólo acompañan a una consola de Nintendo, sino a los personajes más populares de la compañía.

¡A POR EL REINO CHAMPIÑÓN!

Está claro que los traviesos personajes de Ubisoft están muy unidos a Nintendo, pero… ¿cómo surge la idea de una colaboración para unir el universo de Mario y el de los Rabbids?.

¡Son palabras mayores!.

La historia viene de lejos, y es una de las más curiosas y simpáticas de los últimos años.

Todo empezó cuando Davide Soliani, actual director creativo de Ubisoft Milán, se enteró en 2.002 de que Miyamoto iba a estar en su ciudad.

Tras buscar el hotel del genio japonés, Soliani aguardó 10 horas bajo la lluvia sólo para pedirle un autógrafo a su ídolo.

En 2.014 se volvieron a encontrar.

Miyamoto seguía siendo una leyenda y Davide ahora era un miembro importante de Ubisoft que le mostró al creativo japonés un prototipo que fusionaba los mundos de Mario y los Rabbids.

Miyamoto quedó sorprendido con la fiel recreación de los personajes de los juegos de Mario y, poco antes del E3 2.017, nos enteramos de la existencia de Mario + Rabbids Kingdom Battle.

El resto es historia, y ahora sólo queda comprobar si esta unión ha dado como fruto un único videojuego… o si se convertirá en una nueva saga como ya hemos visto con Sonic y Mario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.