LUCKY LUKE

Con este notable cartucho daba por zanjada Infogrames su gloriosa trayectoria por las plataformas de 16 bits, concretamente en Super Nintendo.

Una feliz despedida para un juego que supuso un punto y aparte, pues el siguiente destino de la compañía ya había sido marcado: los 32 bits.

Pero al contrario de lo que suele ocurrir con las despedidas, esta distaba mucho de ser amarga, pues daba la clara impresión de que con este Lucky Luke, el último de su especie, finalmente la empresa desarrolladora profundizó en el apartado jugable, demasiado tarde quizás.

Pero más vale tarde que nunca, y las trece fases disponibles, si bien en la práctica sería conveniente restarle un número a esa cifra, suponen todo un cúmulo de virtudes gráficas, con unos escenarios coloridos y muy vistosos, aunque este detalle tampoco supuso una excesiva sorpresa; no en vano la compañía francesa siempre se caracterizó por la calidad gráfica que sabían impregnarle a todas sus adaptaciones.

El punto de inflexión sin embargo lo marcaba una ajustada curva de aprendizaje, en gran medida posible gracias a un nivel de dificultad gradual, que en esta tardía ocasión los programadores si supieron nivelar de forma óptima.

De este modo concluir las distintas fases supondrá una tarea mucho más amena de la que nos tenía acostumbrados la empresa, siendo posible graduar los diferentes niveles de dificultad adaptándolos a la destreza del usuario.

Este es sin duda el detalle más destacable de Lucky Luke, un personaje al que con este cartucho le hicieron mucho más famoso de lo que ya era, aunque no desmerecían en absoluto la inclusión de otros niveles bien diferenciados, en especial si nos referimos al del cañón o incluso al del tornado, muy en la línea de la fase del alud disponible en el juego de Tintin 2.

Con esta notable creación se dio por finalizada una maravillosa etapa en la que los usuarios de Super Nintendo fueron los verdaderos protagonistas, pues mientras el resto de compañías les dieron la espalda, cegados por las posibilidades que atesoraban las plataformas de 32 bits, Infogrames no perdió la oportunidad de seguir brindándoles grandes juegos.

RESUMIENDO

La gran calidad gráfica era el denominador común en la práctica totalidad de títulos desarrollados por la compañía francesa, y Lucky Lucke seguía fiel a esta máxima.

Otro tanto de lo mismo sucedía con el apartado musical, que contaba con unas más que correctas composiciones que se adaptaban de la mejor forma posible a la personalidad del carismático cowboy.

Pero la mayor virtud de este título, junto con su elaborado apartado gráfico, radica en su excelente jugabilidad.

Adquirir experiencia conlleva tiempo y errores en el proceso, pero Infogrames finalmente aprendió la lección.

En definitiva, el último juego de Infogrames para Super Nintendo supuso un motivo de alegría para sus afortunados usuarios, pues sus trece fases hacen gala de un satisfactorio acabado visual e ingeniosos puzzles que le otorgan mayor variedad al desarrollo.

Pero es preciso tener en cuenta que la aventura peca de una linealidad exacerbada.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.