LUFIA

En una época en que ninguna compañía parecía acordarse de la que con probabilidad fue la mejor consola de 16 bits, Super Nintendo, que permanecía relegada al más absoluto de los olvidos, y cuando ningún título digno de mención podía hacer tambalearse al excelente y numeroso catálogo de que ya disponía la plataforma, que había conquistado gran prestigio en años pasados, llegó el que fue considerado como el cuarto RPG en completo castellano, precedido por los míticos Illusion of Time, Secret of Evermore, y Terranigma, geniales juegos donde los haya que nos llegaron de la mano de Square y Enix, por aquel entonces en competencia directa.

Si bien es preciso realizar un pequeño matiz al respecto, pues en realidad este Lufia no resultó ser el primero de la saga, juego que fue lanzado en el año 1993 en Japón y contó con magníficas versiones tanto para Mega Drive como para Super Nintendo, de 8 megas cada una de ellas.

El título que nos ocupa, de 20 megas para la ocasión y desarrollado por la célebre compañía Taito, resultó ser Lufia II Rise of the Sinistrals, tal como se dio a conocer en el mercado americano, o Estpolis Biography II, en tierras niponas, donde fue lanzado en aquel lejano año 1995.

Para los más curiosos, el primer Lufia fue bautizado como Fortress of Doom y Estpolis Biography, en los mercados americano y japonés, respectivamente.

Si tenéis la fortuna de disfrutar de las bondades del primer título de la saga, no tardaréis en daros cuenta de que su continuación se sitúa cronológicamente un siglo antes que este, de forma aproximada.

Una vez concluida este breve introducción y demás datos de interés para algunos lectores, os puedo asegurar que cuando estos títulos vieron la luz, fueron un rotundo éxito de crítica y público, cosechando las más prestigiosas puntuaciones en todas las revistas especializadas, y no tardaron en ganarse el favor de los usuarios que cayeron rendidos a sus encantos.

No en vano, ambas partes son ya consideradas como verdaderos clásicos atemporales, además de ser unos de los pocos afortunados juegos de rol que podían medirse en igualdad de condiciones, y sin sentir rubor alguno, con las super producciones de Square y Enix, que en la actualidad han derivado en una única empresa.

El título da comienzo con una intro donde se le muestran al jugador tanto el nombre de los creadores como una larga lista de imágenes donde se pone al jugador en situación, algo parecido, salvando las distancias técnicas, a lo que pudimos ver en cierto título con un gran elevado número de similitudes con los más prestigiosos largometrajes, protagonizado por un conocido espía con hobbys tan dispares como salvar al mundo de amenazas nucleares y destruir todo tipo de robots de grandes dimensiones.

Retomando el tema que nos traemos entre manos, el de este estupendo RPG, si bien posee todos y cada uno de los elementos clásicos que deben de ser incluidos en todo buen RPG que se precie de serlo, añadía interesantes novedades que lo situaban más cercano a los Action RPG de la época (juegos de rol, donde los enfrentamientos no se realizan por turnos, si no en tiempo real, para que nos entendamos), pues era posible evitar los numerosos combates que nos proponía el título, a excepción de los acontecidos en la siempre efectiva pantalla del mapeado del juego, si no se entraba en contacto directo con ellos, o incluso huir de estos enfrentamientos tantas veces como le viniera en gusto al jugador.

Otro elemento que caracteriza el desarrollo del juego son los compañeros que nos acompañan durante el desarrollo del mismo y que nos prestan su apoyo incondicional durante la aventura, pues vienen en forma de cápsula, y será preciso cuidar de ellos, como si de una suerte de mascotas virtuales se trataran, vigilando de forma continuada distintas variables que no se limitaban a la experiencia de combate, si se pretendía que fueran más efectivos durante las continuas batallas a las que nos vemos sometidos.

Al comienzo de nuestro periplo, se muestran un total de siete personajes, de los que pasaremos a tener el control de cuatro de ellos, tal como sucede en la mayoría de RPGs de corte clásico, donde siempre controlamos a un total de tres o cuatro guerreros, en función del título. Si bien, durante nuestro avance en la historia se unirán otros dos personajes a nuestro grupo, que responden al nombre de Tia y Maxim.

Uno de los apartados menos atractivos en que incurre este Lufia, se encuentra en su acabado gráfico, que pese a contar con un elevado número de detalles lo suficientemente atractivos como para captar la atención del jugador, entre los que es preciso destacar el gran número de poblados que será preciso visitar, así como numerosas mazmorras donde siempre nos aguarda una jugosa recompensa, si conseguimos sobrevivir a los temibles jefes finales que la custodian.

A pesar a estas virtudes gráficas, resulta evidente que el título presentaba ciertas carencias a nivel visual, por las que no puede igualarse a algunos de los RPGs más famosos para esta consola que fueron desarrollados por Square y Enix.

El apartado sonoro resultó bastante mejor parado, con todo un elenco de melodías, que además resultan notables en todo momento, y consiguen reclamar la atención del jugador sin llegar a hacerse repetitivas en ningúna ocasión, pues además consiguen acompañar a la acción de una forma más que acertada.

En definitiva, este es un título que ningún aficionado a la consola de 16 bits de Nintendo debería perderse, pues consigue atrapar al jugador irremediablemente en una bella historia que además no presenta altibajos en ningún punto de su desarrollo, y sabe mantener una justa mezcla de partes repletas de acción combinándolas con otras donde predominan los puzzles, en un desarrollo armonioso y cuidado hasta el último detalle.

Lufia es sin duda un motivo de alegría para todos aquellos amantes y seguidores de los RPG tradicionales, más aun si disfrutaron de la magia que pudo ofrecer en sus días de gloria la añorada Super Nintendo, que con este título quiso deleitarnos con unas últimas e inolvidables horas de juego y demostrar, que pese al paso del tiempo, seguía siendo una buena elección que bien podía ofrecer grandes juegos capaces de las más altas cotas de diversión, como lo fue durante sus primeros años de vida.
Y es que por títulos como este, no pasan los años, lo que no es decir precisamente poco.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.