LUNAR LANDER

Lunar Lander, a pesar de tener un nombre que suena a ciencia ficción, es un clásico de los juegos arcade que también ofrece un pequeño matiz educativo.

En esencia, Atari nos brinda un simulador minimalista en el que hay que administrar el consumo de combustible, el impulso, la gravedad y el momento adecuado para posar la nave en una luna bastante abstracta, o volver a calcular la estrategia en pleno vuelo para evitar saltar en pedazos al alunizar.

Puede que suene un poco aburrido pero, sorprendentemente, no lo es para nada.

Con su peculiar mezcla entre abstracción y precisión, Lunar Lander parece real de una forma que casi ninguno de sus competidores ha conseguido nunca.

Otros juegos que tienen como escenario el espacio pueden ofrecer galaxias llamativas, el arte de hacer rápidas piruetas, una aventura intergaláctica llena de encuentros con alienígenas y batallas láser, pero Lunar Lander es el único que te deja perderte por un momento en la fantasía de que estás de verdad participando en una misión Apolo, mirando febrilmente al panel de control y rezando por no pulverizar a tus colegas del equipo externo antes de que planten sus banderas.

Y, en sus posibilidades humildes, Lunar Lander también lograba ir más allá.

La verosimilitud de los movimientos es uno de los mayores desafíos de los juegos modernos, algo que para juegos de disparos como Half-Life 2 o estrafalarios rompecabezas como Boom Blox era lo último a tener en cuenta.

Lunar Lander fue el primero en darle importancia, cuando otros juegos todavía dibujaban laberintos infantiles o intentaban convencerte de que una gran letra X era un coche de carreras.

El clásico de Atari es un temprano indicador del alcance potencial y la peculiaridad de unos juegos a los que sólo ahora presta atención la industria.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.