MARIO KART 64

La secuela para Nintendo 64 de Mario Kart ha tenido un buen número de detractores pero, aunque no posea el encanto pixelado de la entrega original y superventas de la serie, sigue siendo un clásico del género por méritos propios.

Dejando atrás las antiguas pistas planas del Modo 7, en Mario Kart 64 los gráficos en tres dimensiones ofrecen colinas, baches y saltos fantásticos, e incluso un extraño túnel mientras vas a toda velocidad por los tortuosos circuitos.

Ahora es más importante que nunca memorizar las rutas y conocer todos los peligrosos atajos tan pronto como sea posible.

Las pistas son realmente impresionantes.

La Autopista de Toad fue la primera en introducir otros vehículos para entorpecer la circulación en un juego de la saga, mientras que el hermoso Circuito Real te permite salir del recorrido principal para explorar el Castillo de Peach.

Cada nivel tiene un montón de sorpresas para que los jugadores disfruten con el diseño encantador que los respalda.

Sin embargo, no todos los circuitos son clásicos.

La Senda Arcoíris está bien diseñada, pero resulta un tanto pesada, y cuanto menos se diga del Valle Yoshi, que es un lío de caminos alternativos, tanto mejor.

Pero el complemento más importante que se le ha añadido es la opción para cuatro jugadores simultáneos.

La pantalla se divide en cuatro porciones, de modo que todos los jugadores se pueden ver a sí mismos y a sus oponentes, lo que provoca algunas de las maldiciones más sinceras de los videojuegos, a la vez que el colorido mundo de Mario se vuelve sucio cuando se agotan los poderes extra.

Es maravilloso usar cualquiera de ellos, pero un rayo en el momento preciso, cuando el adversario está a punto de dar un salto, resulta especialmente efectivo.

Si lo que buscas son horas de carreras tan divertidas como alocadas, no busques más: este es tu juego.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.