MARIO & LUIGI: SUPERSTAR SAGA

Mario & Luigi: Superstar Saga no fue ni mucho menos el primer juego de rol de la serie de Mario, pero podría decirse que es uno de los mejores y, casi con certeza, también uno de los más bellos.

Se trata de un glorioso jugueteo por hermosos mundos pixelados teñidos de ricos púrpuras y dorados brillantes, un viaje épico – y, en cierto sentido, complejo – que te transporta por una apabullante sucesión de cameos hasta que su conclusión estalla con el último e imponente enemigo.

El argumento puede ser bastante típico para un juego de Mario Bros. – la voz de la princesa Peach ha sido capturada por los emisarios de una tierra extraña y los hermanos tienen que recuperarla -, pero al introducirnos en el vecino Reino Judía, los diseñadores tienen la oportunidad de incluir un estilo completamente distinto.

Al jugar con ambos fontaneros a la vez – Mario y Luigi se hallan asociados a botones distintos, pero se controlan como un solo elemento la mayor parte del tiempo -, se puede recorrer el entorno como si se tratara de un juego de ritmo y acción, y el creciente arsenal de giros, movimientos rotatorios y golpes es simplemente una aportación más a la melodía.

Pero, realmente, la esencia del juego se encuentra en sus batallas por turnos: la coordinación lo es todo, mientras aprendes cómo esquivar a cada uno de los encantadores enemigos del juego.

Mario & Luigi: Superstar Saga es muy divertido y tiene un guión maravilloso que dedica puyas memorables a los personajes más aclamados de Nintendo, y que casi se eleva a las alturas de diversión de WarioWare; pero, además, fue uno de los mejores títulos para dispositivos portátiles – y uno de los mejores juegos de rol – de su generación.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.