MARIO & SONIC EN LOS JUEGOS OLÍMPICOS

Dos antiguos rivales se unen bajo el paraguas del olimpismo en una de las jugadas comerciales más sagaces que se recuerdan en la historia de los videojuegos.

No queremos ir de cínicos: simplemente habría que ser estúpido para despreciar el descomunal valor comercial que tuvo juntar, por primera vez, a Mario y Sonic – hace años, rivales encarnizados desde sus respectivas plataformas -, y más aún hacerlo en el marco de los Juegos Olímpicos de Pekín 2.008.

Nintendo prestó a sus personajes y SEGA se ocupó del resto.

Parte del equipo que hizo posible en su día Decathlete – tanto en recreativa como en la adaptación para Dreamcast – se puso a trabajar junto al Sonic Team para recrear las 20 pruebas que componen esta producción para Wii, en la que junto a pruebas clásicas del olimpismo como los 100 Metros Vallas, podemos encontrar otras de corte fantástico, todas ellas destinadas a provocar risas y piques entre los 4 jugadores.

Desde los lejanos tiempos de Track & Field de Konami o el Summer Games de Epyx, olimpismo y enfrentamientos multijugador siempre han sido una combinación insuperable.

Si en los años 80 destrozabas botones de teclado y joysticks, ahora será tu propio cuerpo lo que acabe para el arrastre, ya que cada prueba exige un uso diferente, y en algunos casos agotador, del Wiimote y el Nunchuk.

Y algunas competiciones, como la natación, reclaman hasta 4 diferentes formas de mover los mandos, dependiendo del personaje elegido.

Teniendo en cuenta la popularidad – y los destrozos en los salones – que habían provocado las pruebas de Wii Sports, por aquel entonces no podíamos ni imaginar la que se iba a liar cuando 4 adultos se pusieran a sacudir los brazos como posesos, buscando llegar primero a la meta o batir ese dichoso récord del vecino del quinto.

El multijugador es sin lugar a dudas el gran atractivo que tiene Mario & Sonic En los Juegos Olímpicos porque, sinceramente, jugar a algo así en solitario, no tiene demasiado sentido salvo el de quemar calorías sentado en el sofá, sin necesidad de condenar nuestra alma en el intento.

Y ya sabéis a qué me refiero, cochinos.

Pero si tu única opción es jugar en solitario – por ser un huraño, tener una familia con brazos de arcilla, etcétera -, tampoco desesperes.

SEGA ha incluido un Modo Desafío y los divertidos minijuegos de Galería, en el que tu habilidad será recompensada con chascarrillos y anécdotas sobre los Juegos Olímpicos.

El gran repertorio de pruebas, unido a la variedad de personajes – incluido tu propio Mii – logran dotar al juego de una considerable longevidad.

Eso siempre que si volvemos a repetir, se disfrute en compañía de otros.

Jugando solo se acorta bastante la diversión.

Por si fuera poco, Mario & Sonic En los Juegos Olímpicos añade un atractivo extra para los fans del retro y los mitómanos, ya que además de los atletas a seleccionar – que van desde Tails a Bowser, de Knuckles a Peach -, el estadio está plagado de personajes secundarios de ambos universos.

Desde Chaotix ejerciendo de juez en jabalina a Lakitu midiendo, desde su nube, el salto de longitud.

EN SÍNTESIS

El juego llamado a enterrar para siempre a Wii Sports.

Mario & Sonic En los Juegos Olímpicos lleva los piques y el machaqueo de botones del olimpismo videojueguil al Universo Wii, lo que conlleva dos cosas: mucha diversión y un tremendo dolor de brazos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.