MARIO Y LOS JUEGOS DE ROL (PARTE 1)

En sus 32 años de historia, el fontanero se ha atrevido con muchos géneros, incluido el RPG.

Cuando hablamos de la saga Super Mario, pensamos en un personaje regordete y alegre que acaba con los enemigos saltándoles en la cabeza.

Pero es un icono que ha sabido conquistar todos los géneros de los videojuegos, desde deportes a juegos de lucha y puzzles.

Uno de esos géneros, como decíamos, es el rol.

En 1.996, de la mano de los creadores de Final Fantasy, Mario dio el salto al género del JRPG – o rol japonés – para emprender una aventura alocada y muy diferente a las que tenía por costumbre protagonizar.

La jugada salió de maravilla, ya que hemos tenido, desde entonces, otros 11 juegos de este género en diferentes plafatormas.

LA FANTASÍA FINAL

Tras protagonizar juegos deportivos, acelerar en Mario Kart y sorprender con Dr. Mario, el personaje estaba en la cima del mundo – y del castillo de Bowser -.

En ese momento, se decidió que había que probar algo nuevo.

SNES fue una plataforma con un catálogo brillante, y uno de los géneros que ayudó a conformarlo fue el del JRPG.

Squaresoft – quienes se convirtieron en Square Enix en 2.003 – habían desarrollado algunas de las obras maestras de la generación y de la historia.

Final Fantasy VI, Chrono Trigger y Secret of Mana son tres posibles ejemplos.

Nintendo tenía un acuerdo de lanzamiento con Squaresoft y, como aún quedaba un juego por desarrollar para SNES, probaron algo nuevo… ¡casi con desgana!.

Sí, Miyamoto supervisó el desarrollo, pero estaba más centrado en el de Super Mario 64, juego que se estrenaría un año después en la nueva máquina de 64 bits.

Por su parte, Squaresoft tampoco es que empleara al equipo estelar para desarrollar el RPG de Mario.

Igual que Miyamoto estaba pendiente del nuevo Mario en 3D, los “cracks” de Square estaban liados con Final Fantasy VII.

Así fue como Chihiro Fujioka – compositor de EarthBound – y Yoshihiko Maekawa – director de Final Fantasy III – sacaron adelante un juego con guión de Kensuke Tanabe – director de Super Mario Bros. 2 – y música de Yoko Shimomura – compositora de Street Fighter II -.

Juntos casi por obligación formaron todo un “dream team“… y crearon un mito.

EN EL OCASO DE SNES

Durante el desarrollo, el equipo de Squaresoft echó el resto y tiró de creatividad.

Esto nos permitió ver a Mario en un mundo oscuro, que se siente ajeno al Reino Champiñón, combatiendo junto a Bowser en luchas por turnos que ya coqueteaban con el tiempo real; estilo que Squaresoft convertiría en norma en juegos futuros.

Seguramente algo que una producción más cuidada no habría hecho es tocar tantos géneros a la vez, ya que el juego es aún hoy único en muchos aspectos.

Esta es, sin duda, una de las razones que lo llevó a crear escuela.

¡Hay que arriesgarse a crear!.

Super Mario RPG: Legend of the Seven Stars se lanzó para Super Nintendo en Japón y Norteamérica el mismo año que vieron la luz otras joyas como Super Mario 64 o Mario Kart 64.

SNES ya había pasado a un segundo plano, por lo que su último Mario no salió en formato PAL, lo que impidió a Europa disfrutar de un juego diferente y adelantado a su época.

Super Mario RPG no vendió tanto como los Mario clásicos, pero colocó 1,5 millones de copias en Japón, y otro medio millón en el resto del mundo.

Sin embargo, pasó a la historia por ser vanguardista, alocado, de enorme calidad… y por llevar a Mario a protagonizar un género que, posteriormente, se le ha dado muy bien.

ROL EN FORMATO CASERO

A Miyamoto y compañía les encantó ver a Mario en esa tesitura, y decidieron volver a probar.

Eso sí, esta vez todo quedó en casa, y el estudio Intelligent Systems fue el responsable del desarrollo de un nuevo RPG.

La eficacia del estudio estaba más que demostrada.

Habían desarrollado, por aquel entonces, juegos como Metroid o Famicom Wars.

Se habían ganado un nombre, había talento en cada esquina del estudio y eran – y siguen siendo – uno de los pilares de Nintendo.

Sin embargo, un juego de Mario siempre son palabras mayores.

En el año 2.000 se sacaron de la manga otra original sorpresa: Paper Mario para N64, un título con una premisa muy similar a la de Super Mario RPG, pero con una identidad propia gracias a un apartado artístico más que innovador.

Creado por Naohiko Aoyama, los personajes estaban hechos de papel y cartón, una estética que se ha mantenido hasta nuestros días.

Poco después, en 2.001, llegó Game Boy Advance, una consola que también tuvo su ración de rol.

De eso se encargó el estudio AlphaDream, que no forma parte de Nintendo, pero que sólo lanza juegos para consolas de la casa.

En 2.003 vio la luz Mario & Luigi: Superstar Saga, un juego que inició una nueva saga, e introdujo un nuevo mundo al universo de Mario: el Reino Haba.

Al mismo tiempo, mantuvo el sentido del humor de Super Mario RPG pero “coloreó” su estética.

A partir de ahí, la saga de AlphaDream ha continuado con entregas muy respetuosas con las bases jugables del RPG por turnos, y se ha mantenido fiel a las portátiles.

Paper Mario, sin embargo, ha ido cambiando con los años – de RPG “puro” a las cartas -, pero ha mantenido su esencia y, sobre todo, su apartado visual.

A nivel comercial, el primer Paper Mario y el posterior Mario & Luigi: Viaje al Centro de Bowser son los top, con casi 4 millones cada uno.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.