MECHWARRIOR 2: 31ST CENTURY COMBAT

MechWarrior 2: 31st Century Combat no sólo tenía que satisfacer a los admiradores acérrimos de una franquicia que contaba con una década de vida sino que, además, como juego estrella para PC de Activision, debía demostrar la validez de dos tecnologías relativamente poco utilizadas: los gráficos en 3D y el juego online.

MechWarrior 2 tuvo éxito en ambas.

Desempeñas el papel de un soldado para uno de los dos clanes de guerreros, los Wolf o los Jade Falcon, que luchan en vehículos blindados llamados mechs.

Los mechs son, nominalmente, humanoides, y poseen una capacidad de disparo devastadora.

Por muy fantasiosa que sea la idea, está fundamentada en la representación corriente de los mechs.

En un mundo arrasado por la guerra, los medios de destrucción funcionan como cacharros viejos.

Los mechs sólo pueden llevar una munición limitada, se sobrecalientan, pierden partes y se tambalean como lisiados.

Por ello, la victoria en el juego depende más de la estrategia que de los reflejos.

Los usuarios deben tener muy en cuenta su estado antes de cada misión.

Lo más importante es neutralizar la fuerza del oponente; así, a un mech que salta mucho y se mueve muy rápido hay que inutilizarle las piernas.

Cuando los jugadores se encuentran dentro de un mech a punto de destruirse, se eyectarán automáticamente, pero con el control manual tienen la opción de quedarse en la nave.

Y aunque el título no se ve afectado de ninguna de las formas, el orgullo hace que más de un piloto se mueva espasmódicamente en un mech roto y ardiendo, incluso después de haber perdido toda esperanza de recuperarse.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.