MEGA DEMON FIGHT TURBO

Tan rimbombante nombre responde a las necesidades del autor, que se ha basado en cuatro títulos, de los que ha tomado prestados algunos de sus mejores elementos para dar forma a un juego único, de un marcado carácter retro.

De este modo, los sprites hacen referencia a la saga de Megaman, tal como la conocimos en su etapa de 8 bits.

Los enemigos más poderosos con los que nos tendremos que enfrentar han sido extraídos directamente del Demon‘s Crest; la jugabilidad imita al entrañable Final Fight, y finalmente los personajes seleccionables tienen su origen en el mítico Street Fighter II Turbo, si bien ya hicieron acto de presencia en la segunda entrega de la saga.

Como veis, esta particular mezcla de universos se antoja cuanto menos tentadora.

No en vano, no han sido pocos los juegos que han basado su éxito en esta misma fórmula, todos conocemos ejemplos sobrados, tales como Capcom VS SNK, Smash Bros, y un largo etcétera.

En lo que atañe al hilo argumental para unir todos estos elementos tan dispares, no está del todo bien definido, aunque realmente con un título de estas características, el argumento se torna en un elemento de segundo orden, donde prima la jugabilidad directa y efectiva, que si consigue transmitir y contagiar este Mega Demon Fight Turbo.

Sea como fuere, la historia relata cómo una ciudad se encuentra sumida en el caos absoluto, donde las bandas callejeras y los demonios compiten por el control, lo que obligará a tres antiguos rivales, a disposición del jugador, a unir fuerzas para poner fin a esta encarnizada situación.

Y aunque la meta es común, erradicar el mal que azota la ciudad, las ambiciones y motivaciones de cada uno de estos tres héroes difieren en gran medida.

De este modo, Ryu, el legendario luchador callejero, pretende recuperar algunos elementos de gran poder, seis emblemas de demonio para la ocasión, que le permitan liberar a los ciudadanos del yugo al que se ven sometidos.

Sagat por su parte, desea apoderarse de estos mal llamados emblemas para alzarse con un poder tal que le confiera dominio absoluto, y Vega se limita a luchar por pura diversión, porque no vamos a negarlo, el argumento no es el mejor de los apartados del conjunto.

Para enriquecer en la medida de lo posible el apartado jugable, se han repartido diversos atributos entre los personajes existentes, de modo que la elección del jugador no estará basada, al menos en su totalidad, en sus preferencias personales o bien en la forma física del luchador, consiguiendo así un mayor interés por parte de los tres personajes disponibles para afrontar el reto que nos propone este título.

Por lo que, Ryu será el combatiente más equilibrado, mientras que Sagat destacará por su fuerza bruta, y Vega hará lo propio por la rapidez de sus movimientos.

Todo parece indicar que, una vez conseguidos estos ansiados emblemas, es cuando dará comienzo el verdadero combate, así que estad preparados, y tened vuestro mejor repertorio de golpes disponibles, pues es ardua y dolorosa la batalla que os aguarda.

En cualquier caso, viendo programas de esta índole, la inequívoca conclusión a la que puede llegar el usuario es unánime, y es que los juegos que basan su atractivo en el carisma de sus personajes, provenientes de universos bien diferenciados entre sí, no precisan de una gran historia para funcionar, pues basta con una adecuada puesta en escena que respete el espíritu de los originales, para dar forma a lo que muchos podrían tildar de un juego imaginativo, divertido, y adictivo.

Y en este sentido, sin mayores pretensiones, Mega Demon Fight Turbo cumple su cometido, lo que no es decir precisamente poco.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.