METAL COMBAT: FALCON’S REVENGE

Metal Combat Falcons Revenge SNES Super Nintendo Super Scope Xtreme Retro 1

Con este cartucho, Nintendo Japón pretendió seguir alimentando el catálogo de Super Scope.

Metal Combat Falcons Revenge SNES Super Nintendo Super Scope Xtreme Retro 2

Primero fue Battle Clash, luego Yoshi’s Safari y, en esta ocasión, Metal Combat, que aquí pudimos disfrutar en el mes de marzo, allá por el lejano 1.994.

Metal Combat Falcons Revenge SNES Super Nintendo Super Scope Xtreme Retro 3

Tras el debut del insigne periférico el anterior verano en Japón – un año más tarde que en el resto del mundo -, Nintendo se propuso arropar a su preciso bazuka con un significativo número de juegos al año, evitando así el habitual abandono que sufren este tipo de aparatos… y del que tampoco pudo librarse.

Metal Combat Falcons Revenge SNES Super Nintendo Super Scope Xtreme Retro 4

En cualquier caso, Falcon’s Revenge retoma la trama argumental de su antecesor, el mítico Battle Clash, pero prestando mayor atención al apartado visual, merced a un scroll más rápido y suave, escenarios más variados, impresionantes animaciones y un mayor tamaño para los mechas enemigos.

Metal Combat Falcons Revenge SNES Super Nintendo Super Scope Xtreme Retro 5

Afortunadamente, también se ha incluido un útil, completo y divertido modo de aprendizaje, donde adquiriremos los conocimientos básicos para enfrentarnos con éxito a nuestros temibles rivales cibernéticos.

Metal Combat Falcons Revenge SNES Super Nintendo Super Scope Xtreme Retro 6

En definitiva, otro pequeño impulso para el Super Scope, que sumó de esta forma el tercer título oficial en nuestro país.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.