METAL GEAR SOLID: PORTABLE OPS

Los lanzamientos de los juegos de Metal Gear Solid siempre han sido todo un acontecimiento, ya que, por lo general, se tratan de títulos muy elaborados que hacen progresar el hardware, enriquecen el catálogo de las consolas y superan en complejidad cualquier argumento anterior.

En 2.007 PSP ya contaba con algunos representantes de la saga, pero eran rarezas esotéricas, como Metal Gear Solid: Digital Graphic Novel, o digresiones reflexivas, como el adictivo juego de cartas Metal Gear Acid.

Por fortuna, Metal Gear Solid: Portable Ops era un título de acción que se parecía y jugaba como sus auténticos hermanos de anteriores consolas, y lo cambió todo.

Hacer encajar el sigilo cinematográfico del juego en una plataforma con una potencia limitada y sólo una tecla de navegación central no es fácil, pero Portable Ops apenas escatima esfuerzos.

La historia, que empieza con Naked Snake en 1.970, tras los acontecimientos de Metal Gear Solid 3: Snake Eater, es enrevesada, y su esquema de control, aunque un poco más engorroso de lo normal, encuentra espacio para disparar, mover cuerpos y abrirse paso a rastras por los ambientes militarizados del juego.

Incluso tiene tiempo para introducir un nuevo elemento basado en el escuadrón, en el que Snake recluta a varios compañeros a lo largo de la historia, a los que puede mandar que le hagan el trabajo sucio.

En cualquier caso, las diferencias que se encuentran suelen tener sentido.

Por ejemplo, se han adaptado los objetivos a la duración media de un trayecto en tren.

Portable Ops es todo lo que cabría esperar: elegante, complejo y lleno de trucos inteligentes.

Es un modelo de cómo deberían hacerse las cosas al trasladar una serie a PSP, y un recordatorio de que Metal Gear Solid sigue cumpliendo los deseos de sus fans con extraordinaria seriedad.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.