METAL GEAR SOLID

Cuando Hideo Kojima llevó la serie Metal Gear a PlayStation, hizo algo más que dar comienzo a la franquicia de espionaje táctico más popular de la historia.

Inició así una conversación que continúa hasta nuestros días, compartiendo sus miedos por el holocausto nuclear, su desconfianza en la industria militar y su amor por películas como Los cañones de Navarone y Sólo se vive dos veces.

Y de paso, demostró su simpatía hacia los soldados desquiciados por la guerra; “fantasmas del campo de batalla“, llegaría a denominarlos.

Centrándonos en el juego, el agente especial retirado Solid Snake ha sido destinado a Shadow Moses, una remota isla fortificada en Alaska.

Su misión consiste en neutralizar un levantamiento auspiciado por FOXHOUND, una célula terrorista que controla el mayor secreto de la isla, un arma nuclear apocalíptica bautizada como Metal Gear Rex.

Poco puede sospechar Snake que su principal enemigo, cuyo nombre en clave es Liquid Snake, es en realidad su gemelo genético, creado a partir de un proyecto gubernamental para dar vida al soldado perfecto.

Sus lugartenientes incluyen, además, algunos psicópatas asesinos, con sus propios y retorcidos planes.

El Gobierno los llama traidores, pero, ¿pueden ser tan simples las cosas en este nuevo orden mundial?.

Si la trama parece rebuscada, espérese al inicio.

Kojima no es un hombre que utilice cinco palabras cuando puede usar cincuenta, y no concibió un juego para ser disfrutado una sola vez.

Las amenazas se multiplican de forma exponencial en sucesivas entregas, así como las opciones de combate y espionaje.

Con todo, Metal Gear Solid sigue siendo rápido, relativamente compasivo – escapar es a menudo tan simple como esconderse en una caja de cartón – e intensamente cinematográfico.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.