METAL GEAR

Metal Gear Pixel Art MSX2

Hace décadas, cuando el primer capítulo de la saga hizo acto de presencia sin levantar mucho ruído en Japón, nadie podía imaginar, ni siquiera sus propios creadores, que esta licencia llegaría a convertirse en una de las más populares y veneradas por los usuarios de todo el mundo.

Las razones de su éxito son muchas y variadas: su inmersivo sistema de juego, su depurado argumento, su elevadísima calidad técnica… pero, sobre todo, el hecho de que cada entrega ha sabido conectar perfectamente con los usuarios de esa coyuntura en particular.

2008627192511_1

Con toda probabilidad, el momento álgido de su historia – hasta ahora -, coincide con el lanzamiento de Metal Gear Solid en PSOne.

Aquel título se convirtió en el responsable de que muchos amásemos el género del espionaje táctico, alejándolo del territorio sólo reservado a los fanáticos y acercándolo al gran público.

No obstante, la práctica totalidad de sus virtudes ya estaban presentes en su primera encarnación para MSX2, y en menor medida, en su conversión de NES.

MGMSX

Metal Gear es un juego virtualmente perfecto.

Todos y cada uno de los apartados han sido cuidados hasta el último detalle, en una obra de orfebrería digital de la que sólo son capaces los minuciosos nipones, con Hideo Kojima a la cabeza.

Y no quiero decir con esto que tamaña producción de Konami tenga necesariamente que gustar a todo el mundo, pues ningún juego nunca lo conseguirá, sino que no se me ocurre ninguna forma en la que se podría haber mejorado, dadas las limitaciones de la época.

2008627192511_2

Seguramente ya te conozcas al dedillo los pilares sobre los que se asienta esta singular obra: un argumento épico, mucho más adulto y oscuro de lo que venía siendo habitual, un sistema de infiltración potenciado, directo y dinámico, un mundo de proporciones gigantescas que además se presenta más libre y abierto a la hora de explorarlo, un grupo de personajes tan carismático como de costumbre, e incontables horas de juego a tu entera disposición.

Pero sin duda, el punto fuerte de su desarrollo es que conjuga a la perfección toda la esencia de la saga – que no es precisamente poca – con una ambición por la renovación digna de loa y alabanza.

2008627192511_5

Mientras otras producciones de prestigio se aferraban con uñas y dientes a una fórmula ya establecida, resultona pero algo añeja, Metal Gear supo entender que el poderío del MSX consistía en mucho más que mostrar simples gráficos abrumadores.

No en vano, cuando hay imaginación y buenas intenciones, poco más hace falta.

El deambular por cualquiera de los entornos, charlando con sus habitantes, contemplando su majestuosa arquitectura y comprobando cómo todo respira vida y bullicio es una de las mejores experiéncias a las que se pueden abrazar los usuarios del añorado sistema.

2008627192511_3

Y es que, desde sus inicios, dicha serie siempre ha sido muy hábil a la hora de transmitir emociones profundas a los aficionados: una habilidad que va mucho más allá de presentar una calidad técnica sublime o un sistema de juego innovador.

Lo que hace de Metal Gear algo tan GRANDE resulta difícil definirlo con meras palabras, y es lo mismo que provoca que las horas pasadas junto a Solid Snake parezcan mucho más cortas que con cualquier otro programa de similares características.

La pátina de aúrea divinidad que lo recubre sigue sin presentar un sólo arañazo, pese a quien pese.

2008627192511_4

Tan sólo cabe lamentar el tiempo que hemos tardado en disfrutar de un título de semejante calibre y magnificencia, y también el hecho de que la versión para NES no supo estar a la altura.

Dicho esto, si nunca has probado la saga, este puede ser un buen punto para empezar.

Y si ya lo has hecho, pocas cosas más hay que decir, porque seguramente ya estarás tentado a conocer su glorioso origen.

2008627192511_6

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.