METAL HEAD

Estamos en el año 2.045, la violencia en las calles del Nuevo Tokio ha llegado a límites insostenibles.

Las brigadas de la policía no son suficientes, y tampoco los Eswat con sus tanques pueden controlar a las bandas que dominan la ciudad.

Entonces, las fuerzas de seguridad deciden emplear robots gigantes, tripulados por agentes de la ley.

Esta unidad especial se llama RTCUUnidad Robotizada de Control Terrorista -, aunque todos la conocen por Metal Head.

Este fue el segundo cartucho para 32X que utilizó la perspectiva y las técnicas de texture mapping, que veíamos ya en Doom, aunque estos elementos poseen en esta ocasión una mayor espectacularidad.

Este título cuenta con escenarios menos oscuros y tétricos, pues la acción transcurre en una urbe, repleta de robots y de terribles enemigos.

Ya no tenemos que preocuparnos por encontrar las llaves, ni los interruptores que abran puertas ocultas, puesto que lo único que debemos hacer es aniquilar a todo bicho viviente.

Sin embargo, es necesario tener un especial cuidado con los aviones, porque te darán un buen susto la primera vez que los veas.

El juego está estructurado por misiones, en las que debemos localizar y destruir a los distintos vehículos, que están diseñados con todo lujo de detalles y se mueven perfectamente – incluso los jeep derrapan en las curvas -.

El colorido también es increíble.

Si tenéis alguna duda sobre este apartado consultad las pantallas, donde queda bien patente la diferencia entre Mega Drive y 32X.

Un juego más que sigue la estela del mangífico Doom, y la lleva por nuevos caminos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.