METROID PRIME 2: ECHOES

Una vez que Metroid Prime demostró que las aventuras de Samus en 3D podían ser tan evocadoras y complejas como sus apariciones en gloriosas 2D, Retro Studios se volvió un poco más ambicioso.

Metroid Prime 2: Echoes pretendía sacar a Nintendo de sí misma, y para ello el juego está ambientado en dos mundos, uno de luz y otro de oscuridad; una característica responsable de las armas y los enemigos más básicos del título.

En definitiva, de sus mayores éxitos… y de algunos errores de diseño que casi lo estropean.

Los entornos en 3D tienen un final abierto, son vastos y están mal señalizados, de modo que casi todo el mundo se pierde.

Hay otros problemas menores: enemigos que reaparecen, jefes principales ridículamente difíciles y una misión de búsqueda de llaves que desafía el entendimiento.

Hasta aquí las malas noticias, porque estos pequeños engorros se aceptan como el precio a pagar por algo que, por lo demás, ofrece una experiencia inspirada.

Desde el rayo de luz que busca a una criatura oscura hasta las diferencias entre el mismo lugar en los dos mundos, la dirección artística y la realización técnica son de primera clase.

El desafío es complejo, los puzzles a menudo te exigen moverte entre ambos mundos, cambiando elementos de uno para alterar el otro, y resolverlos es altamente satisfactorio.

La idea de la luz y la oscuridad centra la narrativa del juego, y el argumento que se desarrolla en Éter Oscuro destaca como uno de los mejores de Metroid, e incluso deja un poco de lado a los Piratas Espaciales y a los Metroids – no por completo, claro -.

Y el profético subtítulo – echoes significa “ecos” en inglés – realmente está justificado: estamos ante un juego de ecos.

¿He visto ese pasillo antes?.

¿Ese objeto también está en el mundo oscuro?.

¿De qué me suena ese glifo?.

Por este motivo, a pesar de sus imperfecciones, merece la pena seguir los ecos de Metroid Prime 2 hasta su origen.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.