METROID: THE SKY CALLS

Metroid The Sky Calls Rainfall Films Sam Balcomb Jessica Chobot Non-Profit Film Nintendo Pixel Art Xtreme Retro

Las nuevas tendencias en el cine de ciencia ficción, especialmente las relacionadas con los bajos presupuestos y su replanteamiento de los códigos narrativos y visuales del género, llegan avasalladoras, imponiendo su insolencia indie incluso entre los grandes presupuestos.

De ese modo, hasta cortometrajes como el live action de Metroid, The Sky Calls, que ha precisado de Rainfall Films para ser financiado, se empapa de ese ritmo cadencioso y contemplativo de los independientes.

Y a la vez, tal y como demostró Sam Balcomb con Wonder Woman y aquel trailer ficticio de Legend of Zelda, el cine independiente se deja contagiar por el coqueteo con la grandilocuencia del CGI.

Vivimos tiempos convulsos para los resortes narrativos de la ciencia ficción: razón de más para fijarnos en este metraje, de apenas once minutos, inspirado en el clásico de Nintendo y realizado sin ningún ánimo de lucro.

Un thriller rotundo de estética fría y apasionada, que arranca como una película de suspense europea, elegante, silenciosa y perturbadora y que, según se adentra en las psiques de su protagonista, se va volviendo pesadillesca y violenta, hasta entrar casi en los dominios del torture porn.

Pese a que el tono es constante y va dejando caer ideas interesantes a lo largo de todo el metraje, y aunque juega con inteligencia la carta de mimar a su heroína durante buena parte de la película para que los giros finales sean más impactantes, hay algo de matemático y teledirigido en Metroid: The Sky Calls que la distancia de la perfección.

Quizá sea que determinados tópicos estén lanzados al guión con cierto descuido pero, en cualquier caso, la adaptación del videojuego no es el drama turbador y despiadado que podría ser.

Aún así, merece la pena dejarse llevar, mientras su propuesta aguanta, por su malévolo punto de partida.

No en vano, Sam Balcomb es dueño de un estilo estético altamente estilizado, con una fotografía y composición de planos cuidadísima, pese a los consabidos márgenes de los presupuestos mínimos.

Tampoco falta una agradecida reflexión sobre las conexiones emocionales de su personaje, desatadas cuando Jessica Chobot, en el papel de Samus, se adentra en el espacio.

En definitiva, se trata de una peculiar y desgarradora muestra de ciencia ficción metafísica, influída por aquellas películas que inspiraron al primer juego de Metroid, allá por el lejano 1.986; lo que favorece la exploración y el aislamiento sobre la acción y el espectáculo.

Otra joya del cine independiente que recibimos con los brazos abiertos y supone el ejemplo perfecto de que, gracias a las nuevas tecnologías de filmación y edición digital, el género ha dejado de ser sinónimo necesario de estéticas descuidadas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.