METROID, UNA HEROINA EN BIKINI


Por todos es conocido que el título de la primera heroina en la historia de los videojuegos lo ostenta Samus Aran, protagonista indiscutible de la saga Metroid de Nintendo.
El juego fue comercializado en el lejano año 1.986, creado por el mismísimo Gunpei Yokoi, que para más señas se trataba del inventor de la popular Game Boy.
Fue tal el éxito cosechado con el Metroid, que no tardó en convertirse en uno de los baluartes de la compañia nipona, cuya ambientación y trama recuerdan al éxito de taquilla Alien.
Una de las novedosas aportaciones a la industria que trajo consigo fue el uso de passwords, que permitían continuar la partida allí donde se había dejado previamente.
La protagonista vestía una armadura de rasgos asexuados que en ningún momento daban a entender que el jugador controlaba en realidad a una mujer.
Esta decisión no resultó ser fruto de la casualidad, pues en la propia Nintendo se temía que si los usuarios descubrían que controlaban a una fémina, este detalle podría repercutir de forma negativa en las ventas del título, por lo que decidieron dejar la sorpresa para el final de la aventura.
Dada la diificultad y la duración del juego, no es extraño que pasase mucho tiempo antes de que se descubriese el secreto, por lo que los aficionados dieron por hecho que jugaban con un varón.
En parte esto fue posible porque no bastaba con finalizar la partida, sino que el usuario debía cumplir este requisito en un tiempo inferior a una hora de juego para ver el añorado final, algo de lo que muy pocos jugadores pueden presumir.
El premio por tan grande hazaña no era otro que la posibilidad de contemplar a la heroina desprovista de su traje espacial, vestida apenas con un diminuto bikini, lo que causó furor entre los adolescentes de la época.
Aunque existía un password que facilitaba enormemente esta ardua labor, permitiendo desde un principio comenzar con el armamento y equipación al completo.
El password en cuestión no era otro que Justin Baley, y rápidamente se popularizó, con el deseado fin de poder contemplar a la heroina en aquella pose sensual.
No tardaron en aparecer numerosas especulaciones sobre el origen de Justin Baley, afirmando que se tratara de uno de los programadores del juego, o bien de un homenaje a un jugador que había batido todos los records posibles; y la que mayor interés despertó aseguraba que en realidad nada tenía que ver con un nombre, sino de una frase: “just in bailey”, una forma coloquial de decir “sólo en bikini”.
La triste realidad, como suele ocurrir, no está a la altura de la leyenda que la acompaña.
Los programadores escogieron justin Baley de un listado en el que había muchísimas más contraseñas de forma aleatoria.
Pero con o sin bikini, lo cierto es que Metroid fué un gran juego que ha tenido repercusión duradera hasta nuestros días.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.