MI PRIMER AMOR

Sega Master System Mark III 8 bits Alex Kidd in Miracle World Pixel Art Xtreme Retro

De tanto volver la vista atrás en busca de alguna anécdota con la que rellenar esta página, no sé por qué me dio por recordar mi primer amor, ése que permanece anclado para siempre a nuestros pensamientos.

Ella no era la más bonita, pero sí muy especial, y al poco de conocernos ya me hizo sentir cosas que no había, siquiera, atrevido a imaginar.

Pasábamos los días juntos – mañana, tarde y noche -, y en su compañía viajaba a lugares enigmáticos en los que nadie había estado, y disfrutábamos con aventuras que ningún otro hombre pudo experimentar jamás, ni aunque viviese miles de vidas.

Pasado el tiempo nos fuimos distanciando, pero seguí conservando un extraordinario recuerdo de aquellos días engalanados de sueños y de aquellas noches colmadas de ilusiones, hasta el punto de que, aunque a mi vida fueron llegando otras que ocuparon su lugar, me resultaba imposible no mencionar su nombre cada cierto tiempo.

Al final fue inevitable que nos volviésemos a encontrar, y tener la oportunidad de sentir una vez más el roce de mis dedos sobre ella fue electrizante, como en efecto siempre lo había sido.

Han pasado muchos años desde que nos conocimos, quizá demasiados, y nos seguimos viendo esporádicamente; por lo que aquella primera historia de amor verdadero, al final, ha sido la más duradera y fecunda que alcanzo a recordar.

Y eso que no estoy hablando de otra persona, sino de una máquina.

Lo confieso: por mis años de juventud ya habían pasado muchas otras – Spectrum, Commodore 64, NES e incluso Mega Drive -, pero con Master System llegué a prendarme de los videojuegos, y a ella sigo volviendo de vez en cuando.

Este es mi particular homenaje a una venerable consola por la que siento auténtica devoción, aunque estoy convencido de que muchos de vosotros compartís esta misma pasión.

Gracias a ella, durante la maduración de este humilde redactor, los videojuegos pasaron a convertirse en algo más que un simple hobby, y como veis en esas sigo.

De su mano aprendí qué elementos engrandecen a un título, tuve la oportunidad de conocer algunos de los mejores profesionales del sector, y descubrir tantos otros cartuchos y personajes que ahora son merecidamente legendarios.

Atesoro magníficos recuerdos de aquella época, que por derecho propio ya forman parte de toda una generación.

Pero lo más gratificante del asunto es que, pese al inexorable paso del tiempo, ya sea a través de esta página web o las distintas redes sociales, aún sigo leyendo comentarios de incontables aficionados que le agradecen al vetusto sistema de 8 bits los momentos compartidos.

Así que larga vida a los videojuegos, y a nuestra querida Master System, como no podía ser de otro modo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.