MIDWINTER

Los juegos con un mundo abierto están de moda, pero sus raíces hay que buscarlas en antecesores como Elite o el legendario Midwinter.

No en vano, el mítico RPG de Mike Singleton aún hoy resulta extraordinario.

Se sitúa en una isla ficticia durante el invierno de una era post-nuclear, y su escala es épica porque cubre centenares de kilómetros cuadrados.

También ofrece treinta y dos personajes con los que jugar, cada uno con capacidades y lealtades diferentes.

Empiezas solo en una motonieve, y tu tarea consiste en reclutar al equipo restante para urdir una red, capaz de evitar que el tirano General Masters tome el control en la isla de Midwinter.

Se mire por donde se mire, la amplitud estratégica del juego es impresionante, con una gran variedad de vehículos, armas y herramientas a tu disposición, desde fusiles y aviones, hasta esquís y bombas.

Se juega en primera persona, mirando a través de unas gafas de nieve, y es sencillo.

Comienzas en una situación extrema, perseguido, solo y con muchas posibilidades de morir.

Lo más probable es que sucumbas a este entorno traicionero, incluso si no te apresan las tropas enemigas.

De hecho, el juego nunca se desprende realmente de esta sensación de crisis continua, incluso cuando ya has empezado a reclutar a tus aliados.

En Midwinter todo es sorprendente, dado que apareció en 1.989.

El argumento de desastre ecológico, la personalidad humana que se otorga a cada uno de los agentes, los otros miles que componen el resto de la isla, el territorio inmenso, sobrecogedor e inspirador.

Pocos juegos han apuntado tan alto y, aún menos, llegado a semejantes cotas.

Los jugadores que se hacen ilusiones suelen aludir a “un Midwinter moderno“, que esperemos llegue algún día…

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.