MIGHTY MORPHIN POWER RANGERS

Los americanos, muy aficionados a convertir en oro productos de calidad más que discutible, se han sumado a la moda japonesa de realizar series de bajo presupuesto y altísimo éxito comercial.

Ultraman, Bioman y, en concreto, Turbo Rangers – serie en que se basa la adaptación americana -, son claros ejemplos de lo que, en palabra de algunos eruditos con los que no necesariamente estamos en consonancia, nunca se debe hacer en televisión, ya que poseen una realización más propia de un niño de seis años que de auténticos profesionales de la imagen.

Dejando a un lado estas y otras consideraciones por el estilo, en España, los Power Rangers también cosecharon una creciente popularidad.

Y la versión de Mega CD, como no podía ser de otra forma, fue distribuida por la propia SEGA.

Huelga decir que este compacto recuerda, en muchos aspectos, a viejas leyendas lúdicas como Road Avenger o Time Gal.

En esta ocasión, para no faltar a la norma, debemos enfrentarnos a la malvada Rita Repulsa en un juego en el que, con imágenes reales extraídas de la serie televisiva, tendremos que limitarnos a pulsar el botón correspondiente en el momento requerido.

Un tipo de juego que, como ya sabréis, tiene tantos adeptos como detractores.

Puestos a resaltar algunos aspectos positivos, podemos mencionar el hecho de que la imagen sea prácticamente a pantalla completa, provocando una ligera disminución de su calidad.

El aspecto más destacable, no obstante, radica en el uso de las mismas imágenes de televisión.

Por tanto, para los incondicionales de la serie tienen un atractivo irresistible que les obligará a sucumbir ante sus encantos, aunque para el resto, quizá, no será un elemento demasiado tentador.

En cualquier caso, siempre resulta de agradecer que los Power Rangers llegasen a un sistema como Mega CD, con sus más y sus menos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.