MONSRUOS GIGANTES (PARTE 2)

Con esta segunda parte del reportaje, seguiremos recordando aquellos monstruos gigantes que arrasan en los videojuegos.

RAMPAGE

Una primera impresión puede indicar que este arcade de 1.986 no se toma en serio.

De hecho, sus remedos de Godzilla, King Kong y un hombre lobo gigante – qué maravilloso concepto – se llaman Ralph, Lizzie y George.

Pero Rampage capta la esencia del género: reducir una ciudad a escombros antes de que el ejército acabe contigo.

Le han seguido innumerables versiones, pero nos quedamos con Total DestructionPlayStation 2, GameCube y Wii, 2.006 -.

PRIMAL RAGE

Un guiño a la saga Mortal Kombat, pero protagonizado por monstruos gigantes producto de la radiación en una Tierra primitiva.

Primal Rage es un juego divertido, con un control cuestionable – mantener pulsados los botones para los golpes especiales, por ejemplo – pero repleto de detalles de ingenio, como que los siete monstruos puedan devorar a sus adoradores humanos, o personajes como Chaos, que cuenta con un ataque de lluvia dorada.

GODZILLA: MONSTER WAR

Tras el discreto estreno del lagarto con Super Godzilla – 1.993 -, Super Nintendo acogió un juego de lucha pura y dura.

Godzilla, Angilas, Chidrah o MechaGodzilla 74 se parten el jeto en este remedo de Primal Rage, sin el gore del referente pero de jugabilidad accesible y golpes resultones.

De aparición limitada a Japón, Monster War es objeto de culto entre los coleccionistas.

KING OF THE MONSTERS

No fue el mejor juego, pero fue uno de los primeros.

Todo un clásico en nuestro país en las tiendas de compro-cambio-vendo: era el eterno cartucho de Super Nintendo que nadie quería llevarse.

Lo cierto es que tanto con este título como con su secuela, SNK ofrecía un entretenido juego de lucha con toques de wrestling en el que versiones alternativas de los monstruos de la Toho se batían el cobre en varias ciudades.

Añorable.

GODZILLA GENERATIONS: MAXIMUM IMPACT

Con su irregular suerte en los videojuegos, Godzilla no podía pasar sin un título maldito para una consola de SEGA, casi tanto como el ignoto Archipelago Shock de Saturn o el infumable Generations que precede a este.

Considerado por muchos el mejor juego sobre el monstruo Hairu, Maximum Impact reproduce desde los andares pesados hasta el clásico rugido.

WAR OF THE MONSTERS

¡Congar!, ¡Magmor!, ¡Zorgulon!.

Un catálogo de nombres extraños que sirvieron a Incognito Entertainment para ofrecer un plantel de monstruos muy conocidos sin pagar un duro por las licencias.

War of the Monsters se sirve del motor gráfico de Twisted Metal Black para ofrecer el más logrado simulador de Kaiju Eiga, con entornos destructibles, poderes absurdos y humanos despavoridos.

DEMOLITION GIRL

Un cangrejo con poderes ha creado un grupo de modelos gigantes para destruir la ciudad, ¡y sólo tú puedes detenerlas!.

¿Cabe acaso una premisa más genial?.

El Volumen 50 de la compañía D3, dentro de su imprescindible serie Simple 2000, propone lanzar misiles desde tanquetas a las cartucheras de estas chicas, o bien aproximarse para un disparo más cercano a riesgo de ser aplastado.

Con mucho amor, pero aplastado.

PETER JACKSON’S KING KONG

Eclipsado por su contrapartida nipona, el gorila gigante resurgió de sus cenizas de la mano de Peter Jackson, quien recuperó la isla original repleta de bichos gigantes.

Las fases de shooter subjetivo nos enfrentan a dinosaurios de diez pisos y monstruos voladores, pero aquí el que parte el bacalao es el Rey Kong, capaz de partir la quijada a cualquier Tiranosaurio o de aguantar embites en el Empire State Building.

¡Ay, si llega a estar Godzilla cerca…!.

HULK: ULTIMATE DESTRUCTION

¿Monstruo imparable nacido de la radiación?. Presente.

¿Todo el ejército en tu contra?. Aquí está.

¿Una enorme ciudad que demoler, repleta de peatones miedosos?. Tampoco falta.

El mejor juego de HulkPlayStation 2, GameCube y Xbox, 2.005 – ofrece un enorme escenario en el que sembrar el caos a nuestro antojo: desde dar patadas a los coches a usar los soldados como arma arrojadiza.

Tan increíble como catárquico.

SHADOW OF THE COLOSSUS

Una mención obvia, pero inevitable.

Si despojamos esta aventura de su componente místico-romántico, nos encontramos con unos enemigos de dimensiones gargantuescas, que en más de una ocasión recuerdan a los colegas de Godzilla.

Es difícil encontrar monstruos más grandes en cualquier otro juego, dotados todos ellos del arquetípico punto débil.

Épico, bonito y emocionante, aunque no tenga aliento radioactivo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.