MONSTER BOY AND THE CURSED KINGDOM

wonderboy-sega-genesis-mega-drive-master-system-game-gear-pixel-art-xtreme-retro

Uno de los noticiones de la Gamescom, o al menos eso nos gusta pensar a quienes ubicamos al mayúsculo Wonder Boy III: The Dragon’s Trap como uno de los juegazos indiscutibles de su generación, fue el anuncio por parte de FDG Entertainment de que Monster Boy and the Cursed Kingdom seguía en marcha.

Fin del comunicado oficial.

A los fans nos encantan las secuelas, homenajes y remakes de todo tipo y pelaje.

En un submundo como el de los videojuegos, tan industrializado y carente de los prejuicios pseudoartísticos de otros medios, las secuelas han perdido la connotación negativa que tienen en el cine o la literatura, y se contemplan como un modo de seguir ordeñando la vaca con cierta asiduidad, por supuesto, pero también como un modo de potenciar y mejorar títulos que, en primeras encarnaciones, a menudo tienen más de borradores dispuestos a ser explotados a través de tecnologías futuras.

Wonder Boy III, sin embargo, es un juego especial, y sus secuelas o remakes también deberían serlo.

Las probabilidades de estropear una obra maestra con la hipertrofia habitual en estos casos son elevadas: las escasas cuatro horas aproximadas que se tarda en recorrer el clásico de 8 bits no deberían inflarse a las habituales excesivas diez o doce que abundan en el género de las aventuras.

Ni deberían darnos explicaciones innecesarias sobre los dragones de turno, o explotar la delirante presencia de los eternos secundarios.

Aciertos inesperados como la increíble melodía que suena durante la introducción y añade una nueva dimensión a toda la trama, son el tipo de elementos que distinguen a un buen juego de un juego perfecto.

Y no son fácilmente replicables.

Mucho menos superables.

Pero si a algo nos tiene acostumbrados este equipo, es a hacernos esperar lo inesperado.

Monster Boy, y por supuesto el codiciado remake de Dragon’s Trap deberían convertirse en un sello para juegos modestos, pequeños, inteligentes y sorprendentes.

No necesariamente relacionados entre sí.

Sólo con la capacidad, como los anteriores Wonder Boy, de poner patas abajo la industria cada vez que salgan.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.