MONSTER MAX

Un humano ruin, llamado King Krond, ha llegado al planeta de Max y prohibido la música: esto da pie a más de seiscientas salas repletas de los mejores rompecabezas que este nicho del género no verá nunca.

Empiezas sin nada, y poco a poco vas adquiriendo equipamiento para Max; por ejemplo, un par de botas que te permiten saltar, un campo de fuerza y un relámpago.

Los lugares están llenos de púas, cintas transportadoras y bloques, y los montajes con estos elementos básicos son la médula del mundo de Monster Max.

Dentro de estos límites evidentes, el cartucho es poco menos que una auténtica joya.

Las variaciones que consigue sustraer de estos principios tan simples resultan siempre sorprendentes, y el título rara vez parece agotarse.

Game Boy no era un puntal de los procesadores, para qué lo vamos a negar, pero Monster Max y su mundo atesoran una personalidad arrolladora.

Los robots, las trampas y los monstruos complementan la extraña trama a la perfección, e incluso en ocasiones le dan un aire siniestro a sus excesos; mientras que los pocos que han llegado hasta su desenlace no olvidarán la emoción catártica y estimulante que pone fin a la aventura.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.