MOONWALKER, CON EL RITMO EN EL CUERPO

Pese a la escasez de títulos basados en el rey del pop, si hay un juego que le haga justicia, tenía que ser éste. Desarrollado por SEGA, compañía con la que mantuvo un trato especialmente cordial, existían dos versiones del título bien diferenciadas entre sí, una destinada a las máquinas recreativas, tan de moda en la época, y en última instancia, la que voy a comentar aquí, la versión doméstica. Moonwalker tuvo adaptaciones a los 8 y 16 bits de las consolas de SEGA, y como no podía ser de otra forma, se saldaron con un juego que rompía moldes.

From the imagination of Michael Jackson comes a videogame like no other…”

Moonwalker está basado en la película ideada por el mismísimo Michael Jackson estrenada en el año 1988, y tiene mucha relación con los videoclips de la época.
Billy Jean, Thriller, Bad, Smooth Criminal, … Aquí todas las canciones tienen cabida, con sus respectivas fases jugables bastante fieles a lo visto en las actuaciones del artista. Michael Jackson en estado puro y en su la culminación de su carrera como artista que lo convirtió en el indiscutible rey del pop.

El juego no desentona en absoluto con lo visto en la pequeña pantalla, y desde el primer momento rebosa calidad y una cantidad de detalles y guiños al personaje facilmente reconocibles.
En cuanto comienza la partida, Michael entra por la puerta de aquel añorado Club 30, se ilumina la habitación con su entrada, lanza una moneda que encaja en la máquina musical del tugurio, y comienza la música. Justo igual que lo visto en el clip musical.

Los gráficos son soberbios, sin nada que destacar del conjunto, pero manteniendo una calidad fuera de toda duda en todo momento. Pocos juegos vistos en ese año consiguen un nivel de detalle que consiga rivalizar con este, aunque es bien cierto que con el paso del tiempo fue superado ampliamente por otras producciones. Pero incluso después de tantos años no deslucen en pantalla y resultan agradables a la vista, pues no desentonan en absoluto. Han aguantado pues, de forma satisfactoria, el paso del tiempo, lo que es una buena muestra del buen trabajo que se llevo a cabo.

Las animaciones del personaje son realmente buenas, más si tenemos en cuenta que la consola sobre la que se mueve es Mega Drive. Pocos personajes de 16 bits cuentan con una calidad tal de movimientos, reproducidos fielmente en sus bailes. Podréis ver los típicos movimientos a los que nos tenía acostumbrados el artista, a saber, el paso de “Moonwalker“, caminar de espaldas, lanzar el sombrero, dar patadas, y muy especialmente bailar. Cada fase cuenta con su propio baile, una forma eficaz de dar buena cuenta de los enemigos que salen a nuestro paso, si bien está restringido debido a la merma correspondiente de la salud del protagonista.

Y los escenarios es otro punto que merece una detallada explicación centrada en ellos. Todos son altamente reconocibles, y plagados por la fauna habitual de los clips del artista. Así, nos perderemos entre oscuros cementerios plagados de brumas, mientras suena la música de Thriller y los zombis tratan de dar buena cuenta del protagonista; o las calles repletas de vándalos, como un guiño al videoclip de Bad. O el mismísimo club 30 son una buena muestra de la cantidad y la calidad de la ambientación del juego. Variada hasta decir basta y con referencias constantes a la obra de su protagonista.

La música es un tema en el que es preciso detenerse. Aquí nos encontramos con las canciones que todos ya conocemos en version MIDI, e incluso algunas voces grabadas del cantante. El nivel, nuevamente, es altísimo. Quizá mejor incluso que los gráficos. Reconocereís con agrado las melodías que os acompañarán durante todo el periplo del incansable Michael, que en ningún momento desentonan ni se hacen pesadas. Y, puesto que están basadas en las originales, la calidad esta fuera de toda duda. Una gran banda sonora para un buen juego.

En cuanto a la jugabilidad se refiere, está a la altura de los mejores juegos de los ochenta. La curva de aprendizaje es continua, e incita a los jugadores a seguir avanzando, recompensándolos con nuevas fases, cada una con su propio baile. Los movimientos del personaje quizá se plantean un poco escasos, pero realmente no necesitáis ninguno más ni hachareis en falta ninguna habilidad en concreto. Muy acertado.

Finalmente, solo me resta recomendar el juego a todos aquellos que gusten de los buenos juegos bien realizados, así como a los seguidores de Michael Jackson, que aunque tuvieran mucho más donde elegir, la primera opción siempre sería esta.

Quizá aquellos que no gusten del personaje ni de su música puedan prescindir de este título, pues aquí lo que vais a encontrar es Michael Jackson en estado puro. Aunque después de darle una oportunidad, les acabe divirtiendo, pues el juego sabe entretener. Y eso, en definitiva, es lo que importa de un juego.

Jugabilidad y diversión, engalanados con una música sobresaliente, en definitiva, Moonwalker. Un título muy ochentero que cumplirá sobradamente las expectativas de todos sus fans.

.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.