MOONWALKER

La inmejorable relación que tuvo lugar entre el célebre artista Michael Jackson y SEGA, una de las empresas punteras del sector a principios de los años noventa, dio como fruto diversos títulos protagonizados por el indiscutible Rey del Pop basados en la homónima película, de la que tomaba prestado tanto su nombre como su argumento.

De este modo, los usuarios pudieron disfrutar de sendos juegos comercializados en sus respectivas consolas domésticas de 8 y de 16 bits, y los salones arcades no fueron ajenos a esta tendencia, que como era de esperar se saldó con un éxito a la altura de su protagonista.

A grandes rasgos la versión arcade, considerada por una gran base de usuarios como la mejor adaptación del largometraje, se trataba de un beatem up con vista isométrica pero con el aliciente de algunos elementos de plataformas en su desarrollo, dando como resultado un planteamiento tan original como atractivo.

Más aun si tenemos presente que se trata de una licencia cinematográfica.

Siguiendo la misma estela que en el resto de conversiones domésticas, nuestro cometido pasa por avanzar a lo largo de diversos niveles extraídos directamente del film al tiempo que vamos rescatando a numerosos infantes que yacen presos de unos malvados carceleros improvisados, de los que tendremos que dar buena cuenta a fin de garantizar la libertad de estas débiles e inocentes criaturas.

Para afrontar con garantías este apasionante reto, Michael podrá defenderse mediante el uso de un golpe suyo característico, idéntico al que pudo verse en la escena de Smooth Criminal, donde con un ligero chasquido expulsa un halo que repele a sus enemigos, que también será posible cargar dotando al ataque de un mayor poder destructivo cuyo uso se antoja imprescindible.

A este ataque hay que sumarle los bailes propios del artista, muy reducidos en número si los comparamos con aquellas fantásticas versiones disponibles en Mega Drive o Master System, pero igualmente devastadores, cuyos efectos causarán estragos entre las filas enemigas.


Y por último, cabe la posibilidad de transformarse en un poderoso robot, justo el mismo que hacía acto de presencia en una de las escenas póstumas de la película, dotado de un poder de ataque muy superior al habitual, ideal para enfrentarse a los temibles jefes finales de cada fase.

Os aguardan un total de cinco dificilísimos niveles, de un acabado gráfico excepcional, sublime donde los haya, y unas melodías que rozan la excelencia y os acompañarán durante vuestro progreso de la mejor forma posible.

De este modo, canciones tan famosas como Bad, Beat It, Smooth Criminal, Another Part of Me, e incluso Billy Jean durante los créditos finales, cobrarán mayor protagonismo incluso que la gran cantidad de golpes que os veréis obligados a dispensar, y a fe que lograrán captar vuestra atención.

Para finalizar, a un apartado jugable bien resuelto y tremendamente adictivo hay que sumarle la interesante y muy recomendable opción de participar hasta tres usuarios de forma simultánea, cada uno manejando a un Michael de distinto color, muy en la línea de otros títulos de renombre como el famoso Legend of Zelda: Four Swords, considerado innovador pero que en gran medida bebía de las mismas fuentes que este Moonwalker en cuanto a la modalidad de varios jugadores se refiere.

Y así, obtenemos la sagrada trinidad formada por un personaje popular y carismático, que resultó ser un reclamo ineludible, un apartado técnico sobresaliente, tanto en gráficos como en audio, y una jugabilidad a la altura de los mejores arcade, con una dificultad fuera de toda duda, dando como resultado a uno de los arcades más deseados del momento, que también puede presumir de ser uno de los más recordados por muchos de los usuarios afines a estos moribundos salones recreativos, otrora fuente de diversión inagotable.

RESUMIENDO

Un título cuya calidad resulta innegable, que pese a seguir en cierta medida el hilo argumental del largometraje, se tomaba bastantes libertades con respecto al mismo.

El aspecto artístico sin embargo deja patente la participación en el desarrollo del conocido artista, en un juego que sabrá hacer las delicias tanto de los aficionados a los salones arcades como de aquellos seguidores del inconfundible cantante, en parte debido a su impecable realización técnica, sin olvidar la mágia propia que destila el programa.

No en vano, su fecha de publicación data del año 1.990, momento en el que SEGA estaba cercana a alcanzar su cénit, y cada nuevo título suyo era considerado un objeto de deseo para cualquier aficionado a los videojuegos, más aun si nos referimos a los sistemas arcades, donde este juego destacó y supo labrarse una bien merecida fama y un prestigioso nombre.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.