MORTAL KOMBAT, SOLO PUEDE QUEDAR UNO

Criticada con frecuencia por su violencia explícita y su sadismo, la franquicia de Mortal Kombat ostenta el dudoso honor de ser la primera en mostrar la barbarie en su máxima expresión; algo que no sorprende en absoluto durante nuestros días, encontrarse con violencia gratuita a modo de reclamo para un juego.
.

Pero seamos sinceros, hace ya muchos años que la saga Mortal Kombat dejó de ser un referente en el género, pues desde los tiempos de Mega Drive y Super Nintendo los juegos de lucha han evolucionado de forma contundente, contando con exponentes del prestigio de Tekken, Soul Calibur o Virtua Fighter, por citar tan solo algunos de sobra conocidos.

Mortal Kombat no destaca por su innovador estilo de lucha, ni por sus gráficos, ni por el carisma de sus luchadores, salvo honrosas excepciones como Sub Zero, Scorpion, Raiden, Liu Kang, y pocos más.

.
Donde si destaca es precisamente entre los programas más violentos, dado que incluso el movimiento final, de nombre fatality, en lugar de ser un pequeño premio consigue convertirse en el momento crucial de toda la partida, eclipsando al propio combate que lo precede.

Esta es sin duda la clave de la expectación que se desata por cada nueva entrega, de forma especialmente visible entre el público adolescente. Sus programadores se han labrado un cierto renombre con cada nuevo título que ha visto la luz, pese a que terminaron por romper su vínculo. Pero el distanciamiento profesional no ha impedido a Ed Boone y John Tobías gozar de una gran fama y prestigio por sus polémicas creaciones, que no han dejado indiferente a nadie que haya tenido ocasión de probarlas.

.

Para idear el beat’em up original se basaron en otros tantos juegos de renombre, como Pit Fighter en lo que respecta al tratamiento de los personajes; hecho que evidencia el poco interés que pusieron en este apartado en concreto. Tomaron referencias de igual modo del Time Killer, por lo sangriento del título y, como era inevitable, de Street Fighter II para asimilarse en el sistema de lucha.

Gracias a esta combinación el primer Mortal Kombat se ganó el favor incondicional del público, llegando a convertirse en un mito dentro del género de la lucha. A sus creadores les gustó especialmente la posibilidad de aturdir durante breves instantes a los rivales en el juego de Street Fighter II, de forma que era posible continuar golpeándolos sin que estos pudieran defenderse, ni mucho menos tratar de contrarrestar los golpes.

John y Ed decidieron llevar este detalle hasta las últimas consecuencias, permitiendo que el jugador rematara al contrincante una vez derrotado. Para ello era preciso realizar complejas combinaciones de botones durante breves instantes, tras escuchar la frase “Finish him/her!”.

.
De este modo todo tipo de mutilaciones y desmembramientos contribuían a convertirse en un festejo de victoria, que en sí poco aportaban al juego, más allá del espectáculo visual de la brutalidad de las acciones que era posible llevar a cabo.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.