MSX, MUCHO MÁS QUE UN SIMPLE ORDENADOR

El MSX fue un loable intento por crear un standard de hardware y software de modo que cualquier fabricante pudiese hacer ordenadores que fueran compatibles con el resto.

Por este motivo, Microsoft encargó a Kazuhiko Hishi la creación de un standard que unificara los distintos modelos de ordenadores incompatibles entre sí, dando lugar al conocido MSX, nombre que respondía a las siglas de MicroSoft eXtended.

Debido a la buena aceptación que tuvo esta iniciativa entre los fabricantes, se crearon un gran número de máquinas, todas ellas con la misma base y haciendo servir un software compatible entre ellas.

A grandes rasgos, se trataba de un ordenador de 8 bits, que incluso en la actualidad cuenta con un gran apoyo por parte de sus usuarios.

Sin embargo, el MSX difiere con respecto al resto de ordenadores existentes de 8 bits, en parte gracias a su excelente catálogo de juegos, donde Konami se mostró como una apuesta segura con cada nuevo título comercializado.

E incluso aquellos que gustaban de la programación disponían de una competente herramienta con la que instruirse en las bondades del ASM del Z80.

De este modo, podía usarse como editor de textos, agenda (pues la serie HitBit de Sony incorporaba una agenda en ROM), hojas de cálculo, correo electrónico, y un largo etcétera.

No en vano, el MSX resultó ser el ordenador de 8 bits más versátil de todos cuantos han existido.

Pese a que el Commodore 64 se ha ganado a pulso el título del ordenador más potente del momento, el MSX puede presumir del apoyo incondicional por parte de sus usuarios, que persiste en la actualidad y del que se sigue comercializando tanto hardware como software.

LA EVOLUCIÓN DEL MSX

Los primeros modelos del MSX comercializados, además del Z80 de Zilog, contaban entre sus virtudes con un potente BASIC y, por añadidura, los generadores de vídeo y sonido resultaron ser realmente competentes para los años que nos ocupan.

De las primeras consolas domésticas heredaron el cartucho, cuyas posibilidades se acrecentaron en el célebre ordenador.

Buena prueba de ello son la gran cantidad de cartuchos que contenían algunas de las mejores obras de Konami, muy superiores a los juegos de la competencia.

Sin embargo, cuando el MSX se puso a la venta en Europa se encontró con un mercado dominado por Spectrum, Commodore y Amstrad principalmente.

Tratando de mejorar su situación en el mercado, en el año 1.986 se puso a la venta el MSX 2, que disponía de mayor memoria, un mejorado chip de vídeo, y mayor cantidad de instrucciones posibles.

Quizá el problema más acusado de este modelo es que se mantuvieron tanto el procesador Z80 como el chip de sonido y, mientras en Europa su influencia fue decreciente, en los mercados japoneses se mantuvo en pleno auge, continuando con su constante su evolución.

De este modo se llegó a poner a la venta el MSX 2+, que incorporaba numerosas ventajas con respecto al anterior, tales como 9 canales de sonido, más de 19.000 colores simultáneos, scroll horizontal de hardware, y un elaborado BASIC.

Pero dadas las buenas ventas que estaba cosechando la consola de sobremesa de Nintendo por aquel entonces, Konami optó por dejar de lado este ordenador que tan buenos resultados les había dado hasta la fecha, y centrarse en el desarrollo de juegos para la Nintendo, con unas perspectivas de negocio mucho mayores.

Finalmente, ASCII creó el MSX Turbo R, un MSX con procesador de 16 bits, el R800, plenamente compatible con el Z80 y cuyo peso en el mercado fue irrisorio, pues se vendieron pocas unidades y tan solo a través de importadores, y por último, Panasonic dio la espalda a la plataforma, de la que tenía en propiedad la licencia, y se centró en la polémica consola 3DO, uno de los mayores fracasos de todos cuantos se recuerdan.

CARACTERÍSTICAS DEL MSX

El primer modelo de MSX se puso a la venta en el año 1.983, a manos de la compañía japonesa ASCII que creó todo el hardware, mientras que fue Microsoft la encargada de elaborar el software.

Sus características eran las siguientes:

CPU Zilog Z80A – 3’579 Mhz (8 bits)

Memoria principal de al menos 8 kb

32 kb Basic / Bios (MSX – Basic v1.0)

16 kb vídeo RAM

VDP TMS 9918/TMS9928

Apenas 3 años más tarde, se comercializó el segundo modelo, MSX 2, que incluía las siguientes novedades respecto al anterior:

MSX BASIC 2.0 o 2.1

Una nueva VDP, la Yamaha V9938

256 colores simultáneos y una resolución de 512 x 512

Además, se incorporó un RTC

La memoria principal era de 64 kb y la VRAM se amplió al menos a 64 kb

Los últimos modelos de MSX 2 llegaron a incorporar una unidad de disco de 3’5 y doble densidad

LAS ESPECIFICACIONES DEL MSX

El MSX era mucho más que un soporte de hardware y software estandard.

La CPU era un Z80 que trabajaba a 3’58 Mhz; tenía que haber al menos 32 kb de ROM para almacenar el software del MSX.

Además, debía haber al menos 8 kb de RAM, sin embargo, no existía límite en cuanto a la cantidad de ROM o RAM permitida.

Un ordenador MSX debía incorporar forzosamente un chip controlador de vídeo TM59918A de Texas Instruments, o bien alguno equivalente, y un AY-3-8910, que era el chip generador de sonido a 3 voces.

En lo que respecta a la salida de vídeo, debía ser capaz de visualizar 32 columnas x 24 líneas, o 40 columnas x 24 líneas, para lo que se requería de una resolución de 256 x 192 píxeles.

El cassette fue el principal soporte físico para almacenar los distintos programas y datos, y la interfaz necesaria para este debía utilizar el sistema de codificación FSK.

El teclado por su parte, tomando como referencia la versión japonesa del MSX, ofrecía dos categorías de signos kana, escritos en columnas verticales, que eran los katakana, es decir, fragmentos de ideogramas, y los hiragana, que eran abreviaciones de ideogramas, trazadas en cursiva.

Incluso disponía de software enchufable a través de una ranura estandard para cartuchos de ROM, y ranuras para dos palancas de mando.

Los formatos del disco estaban del mismo modo estandarizados, igual que el sistema operativo en disco, conocido como el MSX-DOS.

En la práctica, este sistema es equivalente al MS-DOS, y permite leer archivos de datos de este.

Incluso se ha llegado a asegurar que es compatible con el popular sistema operativo en disco CP/M 2.2.

Además, se determinaron formatos para los discos flexibles de 3 (Sony), 5 y 8 pulgadas.

Esto se traduce en que en caso de haberse ceñido a la normativa, cualquier programa escrito para un ordenador MSX almacenado en un disco cualquiera, garantizaba su ejecución en cualquier otro ordenador MSX, siendo plenamente capaz de aprovechar sus cualidades para los gráficos y el sonido, con las consabidas ventajas que se derivaban de ello.

Los inconvenientes propios del MSX eran los siguientes, siendo el principal que todo standard no consiguió sacar el máximo provecho a las innovaciones que llegaron a producirse.

Otra de las desventajas se encontraba en los microprocesadores de 8 bits, siendo el más exitoso de todos ellos el Z80, que tenían una vida limitada, pues eran incapaces de direccionar más de 64 kb de memoria principal de forma directa, y tampoco podían manipular datos cuyo valor excediera los 256.

Podría decirse que el standard de MSX fue un intento para prolongar la vida del célebre Z80, cuyo éxito en el mercado había que buscarlo a corto plazo.

Si nos centramos en los ordenadores de 16 bits, IBM gozó de una posición privilegiada con su ordenador personal, que no tardó en convertirse en el nuevo standard.

MSX trató de hacer lo mismo a través del micro personal de 8 bits, que contaba con el apoyo de hasta 16 fabricantes, algunos de la talla de Yamaha, JVC, Hitachi, Sony, Sanyo, Pioneer, Canon, Mitsubishi, y Daewoo, entre otros.

BASIC MSX

De similar factura al MBASIC de Microsoft, pero con sustanciales mejoras que permitían sacar un mayor rendimiento a los gráficos y al sonido.

Es preciso destacar la inclusión del SCREEN, que permitía especificar la modalidad de pantalla, o incluso el tamaño de los sprites; la velocidad, el audio, y hasta opciones relacionadas con la impresora.

LOCATE, por su parte, se centraba en el posicionamiento de los carácteres de la pantalla.

COLOUR permitía seleccionar uno de los 16 colores disponibles de fondo y primer plano.

PUT SPRITE establecía las características de los sprites.

CIRCLE trazaba circulos y elipses.

DRAW hacía posible dibujar distintas figuras.

LINE era la opción encargada de trazar líneas entre coordenadas especificadas previamente.

Y PAINT facilitaba rellenar las figuras con un color específico.

E incluso se proporcionó una sentencia KEY para asignar cadenas a las teclas de función.

Para enriquecer más el conjunto, si cabe, existían otras sentencias que permitían colocar valores en la RAM de vídeo (VPOKE), escribir valores en los registros del chip de efectos sonoros (SOUND), y para controlar el motor del cassette (MOTOR).

CONVENCIÓN DE DISEÑO

Para asegurar que todos los programas y accesorios fueran compatibles con todos los ordenadores MSX, el diseño de los micro procesadores debía seguir una serie de reglas estrictas.

Una vez la máquina disponía de las especificaciones básicas, cada diseñador podía agregar sus propios extras.

Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.