MUERTOS VIVIENTES E ICONOS DE LA CULTURA POP

Incluso los aficionados al género de terror menos experimentados saben que llevamos lustros de sobreexposición a los zombies, que en cierto modo están erradicando el mito.

Con toda probabilidad uno de los máximos responsables de este fenómeno es el afamado Zack Snyder, pues con su peculiar visión del “Amanecer de los Muertos” allá por el 2.004 – el remake de otra obra de culto dirigida por el insigne George A. Romero -, les devolvió a los zombies la fama que, dicho sea de paso, nunca les había abandonado del todo, convirtiéndoles en terribles esperpentos caníbales que perseguían incansables y a toda velocidad a sus víctimas.

A partir de ahí su regreso fue imparable, pues tuvieron repercusión en los cómics, el cine y, como no podía ser de otro modo, también los videojuegos.

Y con razón, pues nos estamos refiriendo al monstruo moderno por excelencia, con permiso de Alien.

Huelga decir que en el terreno de los videojuegos siempre han existido zombies: desde los clásicos muertos vivientes del Ghosts’N Goblins hasta los voraces engendros de Resident Evil.

Por fortuna, en las consolas han mantenido parte de la esencia que se fue difuminando en las películas, y que podríamos definir como una mezcla de perseverancia y asfixiante invulnerabilidad.

No en vano, todos recordamos haberle disparado con creciente preocupación a un zombie que se resistía a caer, o su disparatada abundancia en los títulos relativamente modernos, produciendo más estrés que miedo.

Y este es un punto de inflexión, pues no sólo dan menos miedo: se han convertido en auténticos iconos de la cultura pop.

Basta con profundizar en programas como Plants vs Zombies para darse cuenta de ello.

Si bien es justo reconocer que la tendencia actual no resulta necesariamente negativa: a todos los efectos, los ochenta fueron años maravillosos para el fenómeno zombie, con películas del calibre de “El Regreso de los Muertos Vivientes” y “Re-Animator“, que a la postre fueron comedias irreverentes y, hasta cierto punto, paródicas.

Se me ocurre que los videojuegos beben de una temática similar, en la que conviene olvidarse del zombie como un monstruo encarnizado, para verlo como una criatura capaz de reformular aquello que todos dábamos por sentado acerca del miedo y sus porqués.

Tanto es así que las posibilidades que encierra un juego carente de argumento pero con zombies a mansalva se antojan como un punto de partida inmejorable, y el sardónico humor que otros títulos de novedosa factura han tratado de imprimirle los distancian significativamente de los horrores primordiales de antaño, al tiempo que invitan a una buena reflexión, como la que nos traemos entre manos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.