MUSYA: THE CLASSIC JAPANESE TALE OF HORROR

Musya Jorudan Seta Corporation Super Famicom SNES Super Nintendo Xtreme Retro Pixel Art

Auténtica montaña rusa de sustos sin el menor sentido que emplea todos los trucos del folclore japonés – que lo haya publicado SETA Corporation, los mismos de aquel infame The Wizard of Oz para Super Nintendo, es bastante significativo – para proporcionar casi una hora de acción y plataformas sin mayores pretensiones.

Musya Jorudan Seta Corporation Super Famicom SNES Super Nintendo Xtreme Retro 4

Musya Jorudan Seta Corporation Super Famicom SNES Super Nintendo Xtreme Retro 2

El hecho de que la historia flirtee con el género de terror es absolutamente inútil desde el punto de vista narrativo, pero sirve para que Jorudan despliegue un auténtico laberinto de espejos que permite que en la segunda mitad de la aventura, casi con cada cambio de zona, recibamos un impacto.

Musya Jorudan Seta Corporation Super Famicom SNES Super Nintendo Xtreme Retro 3

Musya Jorudan Seta Corporation Super Famicom SNES Super Nintendo Xtreme Retro 7

De acuerdo, Musya: The Classic Japanese Tale of Horror – también conocido como Musya: Imoto’s Saga – es olvidable y nada trascendente, pero tal como han demostrado algunos clásicos del calibre de King of Demons: Majuu Ou, hacer un buen Tren de la Bruja no está al alcance de todo el mundo, pues exige sentido del ritmo y, sobre todo, una tremenda desvergüenza.

Musya Jorudan Seta Corporation Super Famicom SNES Super Nintendo Xtreme Retro 6

Musya Jorudan Seta Corporation Super Famicom SNES Super Nintendo Xtreme Retro 8

Algo de lo que, pese a sus consabidas limitaciones, esta humilde producción no carece del todo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.