MY HERO

My Hero Master System Pixel Art Beat em up Xtreme Retro

Después de tantos años conviene hablar de cómo una mecánica simplista, injusta y no del todo precisa pero absolutamente perfecta para una coin-op – un toque en el momento exacto, la panacea de los brawlers, la piedra filosofal de “lo entiende todo el mundo, pero no lo domina casi nadie” – protagonizó los sueños y pesadillas de incontables aficionados al género y, sobre todo, consiguió expandirse en múltiples tentáculos que copiaron, modificaron y versionaron el concepto original.

Que dicho sea de paso, distaba de ser tan original.

My Hero Master System Xtreme Retro 1

My Hero es un claro ejemplo de aquellos beat’em up que complican un poco el modelo, intentando permanecer fieles a su esencia pura y adictiva.

Conserva la idea de los tres movimientos básicos – puñetazo, patada y salto -, pero con abundantes modificaciones, pudiendo atacar con tan sólo dos botones en distintas direcciones y con relativa libertad.

My Hero Master System Xtreme Retro 2

A todo esto se suman, claro, numerosos obstáculos, la concurrida tarea de rescatar a una damisela en apuros, y tres escenarios relativamente asequibles.

¿El resultado?.

My Hero Master System Xtreme Retro 3

Curiosamente saleroso, pese al inexorable paso del tiempo y su naturaleza de subproducto, de la que es plenamente consciente.

Sin embargo, My Hero carece de excesivo valor como arcade, salvo por un apartado gráfico resultón y una banda sonora más cuidada de lo habitual.

My Hero Master System Xtreme Retro 4

Pero eso no le impide lanzar algunas preguntas de difícil respuesta.

A saber: ¿siempre hay una dirección hacia la que derivar un modelo previo?; y, ¿tiene eso valor por sí mismo?.

My Hero Master System Xtreme Retro 5

En una industria que rebosa plagios sin aparente límite de causa, ¿deberíamos buscar alternativas, decir basta o, total, qué más da?.

Otra partida y les cuento…

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.