MYST

A mediados de la década de los noventa, Myst se convirtió en el título más vendido hasta la fecha.
A medio camino entre una videoaventura y un buscador, el juego resultó ser el pionero de un nuevo género que por entonces aún no se había inventado.

A pesar del gran éxito cosechado, Myst no está exento de polémica.
Es evidente que es bello y atractivo como pocos, pero no es menos cierto que puede pecar de aburrido y parco en opciones.
No en vano, parte del éxito de este programa fue conquistado gracias a la casualidad.

De hecho Myst fue pionero en muchos sentidos.
Por un lado sirvió para impulsar definitivamente el formato del CD en los videojuegos, además de conquistar a un público en mayor medida adulto, algo muy poco frecuente hasta entonces; y para seguir innovando, fue el primero en buscar un acabado gráfico fundamentado en el más escueto minimalismo.

Pese a todas estas virtudes, nadie se hubiera atrevido a vaticinar el éxito que se derivó de esta peculiar aventura.
Las razones hay que buscarlas en los más diversos factores, pues el juego es bastante complejo, con una gran cantidad de acertijos de difícil resolución, y para distanciar más al jugador de la trama, durante toda la partida no hay ni una sola presencia humana a la que acercarse.

El título esta reservado pues a aquellos usuarios que sepan apreciar el encanto visual que se desprende de unos paisajes de una belleza atronadora, tan hermosos como desconcertantes.

Lo que los usuarios ignoran es que la soledad a la que se ve sometido todo aquel que se atreva a aventurarse en el peculiar mundo de Myst no es intencionada, sino más bien debida a las limitaciones técnicas de las plataformas de la época.

Los hermanos Miller, responsables de dar forma al título, se sirvieron de una tecnología diseñada originalmente para Apple conocida por el nombre de Hypercard, que en cierta medida puede considerarse como un primer acercamiento a las páginas web actuales, pues ya permitía relacionar textos recurriendo al uso de enlaces hipertextuales.

A grandes rasgos Myst no es otra cosa que una gran base de datos que permite dirigirse de una imagen a otra.

En esta esencia está comprendido el encanto intrínseco del programa, pues la interfaz facilita a los distintos usuarios una navegación por el mundo de Myst de forma sencilla a la par de cómoda, aunque las posibilidades del sistema de juego resultan ser un tanto limitadas.

En una primera toma de contacto alguien poco acostumbrado a este tipo de aventuras bien podría llegar a la conclusión de que el título se torna aburrido y que pertenece a un género en vías de extinción, el de las videoaventuras.

Nada más lejos de la realidad, y buena prueba de ello son los miles y miles de adeptos con los que cuenta Myst, dispuestos a perderse y deambular por los bellos parajes del atormentado mundo ideado por los hermanos Miller, que ya se ha convertido en todo un clásico imperecedero.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.