NEO GEO EN NINTENDO SWITCH (PARTE 3)

¡ACCIÓN A RAUDALES!

Hubo varios exponentes del género… pero uno sobresalió.

Si la lucha vivió su edad de oro en esta consola, los juegos de disparos no se quedaron atrás.

El cine bélico, sobre todo el que representaba la guerra de Vietnam, estaba de moda en la gran pantalla y los videojuegos, y SNK sorprendió con NAM-1975.

Fue uno de los primeros títulos y un ejemplo de lo que los chips de la recreativa podían mover.

Era impresionante en todos los sentidos – mención especial al fuego -, pero quedó eclipsado por un juego que llegó pisando muy fuerte…

LA ESCUELA DE METAL SLUG

Metal Slug llegó en 1.996 para demostrar que, aunque las 3D ya estaban entrando en los hogares con Nintendo 64, los sprites aún tenían mucho que decir.

Fue un shooter de lo más completo – mención especial a las fases de vehículos – e inició una saga muy prolífica.

Poco después llegó Shock Troopers, de Saurus, un juego desafiante, con fases muy variadas y un apartado visual impresionante.

Sin embargo, y tras Metal Slug 2, y un decepcionante Shock Troopers: 2nd Squad, el emperador de los shoot’em up volvió a aparecer.

METAL SLUG 3, EL REY

Llegó cuando parecía que la época de los sprites había pasado, pero se coronó como el mejor juego del género gracias a un desarrollo que funcionaba tan bien entonces, como lo hace ahora.

Fue tan impresionante a nivel artístico que, aún hoy, sigue siendo de los juegos más bonitos en 2D.

En la pantalla de Switch, las cuidadas animaciones y los efectos – el agua es soberbia – se ven de maravilla.

Además, es un juego divertidísimo, tanto en solitario, gracias a su variedad de fases, como en cooperativo.

Los juegos posteriores no gozaron de la misma calidad, pero el rey está muy vivo en nuestra consola.

AVENTURAS DE ENSUEÑO

¡No todo iba a ser pelear o disparar a mansalva!.

También tocaba visitar mundos de fantasía.

Mario y Sonic son dos ejemplos de lo importantes que son los plataformas en una consola, y Neo Geo no iba a ser menos.

Su mejor exponente fue Blue’s Journey, que gráficamente sigue siendo muy vistoso, pero sobre todo destaca por una mecánica jugable original y divertida.

Tiene cooperativo y, encima, una historia con mensaje potente.

DAME UN YOYÓ Y MOVERÉ EL MUNDO

Un año antes de la aventura de Blue llegó Magician Lord, un juego muy difícil que, aunque tiene un control pelín tosco, entretiene gracias a los seis personajes – cada uno con su ataque – en los que puede transformarse el mago.

Un tono muy diferente tiene Spinmaster: Miracle Adventure.

Se lanzó en el 93, y es una aventura en la que debemos salvar el mundo a golpe de yoyó.

Cualquiera de los tres te divertirá mucho.

HORA DE HACER DEPORTE

No tuvieron la importancia de otros géneros, pero sí algunos cracks.

El deporte rey lo fue también en Neo Geo, aunque sus grandes títulos aún no están en Switch.

Para abrir la competición tenemos el original Super Sidekicks.

Un juego que se ha quedado pequeño con el tiempo, pero con unos zooms, y un directo estilo arcade, que fueron una revolución en su momento.

SACA A PASEAR TU MEJOR GOLPE

Neo Turf Masters es la estrella del pack actual.

El genial juego de golf de 1.996, además de tener unos gráficos realmente llamativos – y una música muy relajante -, ofrece unas físicas sorprendentemente realistas.

Es un deporte sin novedades desde hace años, así que este clásico se antoja interesante.

Otro del 96, perfecto para partidas rápidas, es Overtop, el mítico arcade de conducción que ofrece una jugabilidad directa y adictiva, además de un montón de trazados diferentes.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.