NETHACK

Tal vez NetHack empezara como una simple continuación de Rogue, con los clásicos gráficos ASCII.

Los jugadores se disponen a explorar una serie de mazmorras generadas aleatoriamente, mientras luchan con monstruos y recogen ítems.

Pero, con el pasar de los años, se ha convertido en algo mucho más elaborado y fascinante.

Desde 1.987 su apariencia y características han sufrido un cambio constante, pero el núcleo del juego ha permanecido intacto.

Después de escoger a un personaje entre varios arquetipos, los usuarios descienden a las mazmorras con 50 niveles en busca de un abalorio – el Amuleto de Yendor – que se esconde, en principio, en el último nivel.

Lo que ocurra después depende de ti, mientras, poco a poco, se revelan las tácticas y los secretos del juego… aunque no es descabellado suponer que, seguramente, te encontrarás con monstruos y pociones en algún punto del recorrido.

NetHack tiene más de 30 largos años, pero, justamente por su naturaleza abierta, sigue siendo hoy un título reelaborado tanto por grupos de entusiastas aislados, que hacen sus propias versiones con reglas parecidas a las de los juegos de mesa domésticos, como, de forma más emocionante, por el NetHack DevTeam, un grupo difuso de codificadores y genios anónimos que actualizan periódicamente la versión oficial.

Con tres décadas de tradición acumulada, bromas propias y consejos que se amontonan en los rincones más oscuros de la red, sin duda NetHack es único en su género: un enorme mundo de magia por descubrir y una comunidad fascinante y compleja con la que compartirlo.

Encontrarlo actualmente es fácil – las mazmorras te esperan tras una simple búsqueda en Google -.

Desengancharte de él, sin embargo, será bastante más difícil.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.