NEW SUPER MARIO BROS

Seamos francos, a lo largo de su historia Nintendo se ha conformado en múltiples ocasiones con explotar hasta la saciedad algunas de sus sagas de probada reputación, encabezadas por el mismísimo Mario, acompañadas de una serie de secuelas siempre honrosas, aunque raramente sorprendentes.

Por contra, los títulos estrella de su catálogo reciben un mimo especial, y el orondo fontanero bien puede considerarse como un ejemplo representativo de dicha tendencia.

Y es que cada nuevo lanzamiento protagonizado por la incombustible mascota del bigote acapara una serie de atenciones de la que carecen el resto de entregas.

Buena prueba de ello es la sorprendente cantidad de tiempo invertido para su desarrollo, como efectivamente ha sucedido con la creación de New Super Mario Bros.

Una espera, no obstante, que a todas luces ha merecido la pena.

Huelga decir que el juego que nos traemos entre manos puede presumir de ser el primer plataformas en 2D protagonizado por el carismático héroe en quince largos años, tiempo transcurrido desde la creación del memorable Super Mario World, que se convirtió por derecho propio en el buque insignia de Super Nintendo.

Por descontado, mantiene intacta la esencia intrínseca de aquellas añejas entregas, potenciando aún más si cabe la clásica jugabilidad de la longeva saga que no se resiente con el paso de los años, y otorgándole al programa un merecido lavado de cara.

De modo que los distintos personajes y escenarios han sido recreados en las consabidas 3D, acorde con la tendencia actual del sector; lo que facilita a su vez efectos de lo más variopintos, muy significativamente si nos referimos a las variadas dimensiones de su protagonista y un mejor aprovechamiento, tanto físico como visual, de los distintos elementos que componen cada escenario.
.

Respecto al desarrollo, se mantiene fiel a los tradicionales plataformas que tan buen resultado le dieron a Nintendo durante la gloriosa etapa de los años ochenta y noventa, conservando eso sí algunas de las habilidades de Mario en su paso por sus aventuras tridimensionales.

Sin embargo, predomina la habitual acción de saltar sobre los sufridos enemigos, de una inteligencia artificial prácticamente inexistente dicho sea de paso, recompensando por igual la habilidad y memoria del jugador.

Por último, este destacado episodio prescinde en mayor medida de la pantalla táctil, y su guión argumental resulta meramente testimonial pero, tal como reza el popular refranero español, si algo funciona no lo arregles.

E independientemente del prisma escogido, New Super Mario Bros funciona a las mil maravillas, en parte gracias a su clásico desarrollo y al sobrado carisma de su protagonista.

EL MAPA

Como de costumbre, el mapa permitirá deambular entre los variados mundos, engalanados además por un éxtasis colorista, facilitando el tránsito por los distintos niveles en busca de mejores puntuaciones.

LOS MINIJUEGOS

En esta ocasión si aprovechan las características táctiles de la pantalla, aunque tristemente se mantienen invariables con respecto a los mismos que ya lucía el galardonado Super Mario 64 DS.

UNA CORTA DURACIÓN

Esta aventura consta de hasta ocho mundos relativamente fáciles de superar, pues apenas unas escasas horas bastarán para completarlos.

Aunque no es menos cierto que todos ellos merecen ser rejugados en multitud de ocasiones.

Sin olvidar que la premisa del juego tampoco consiste en completarlos a una velocidad de vértigo, a diferencia de cierto erizo supersónico.

ALGUNOS MOMENTOS ESPECTACULARES

Uno de los momentos más destacados de dicho episodio se deriva de una seta que convertirá al bueno de Mario en un engendro de descomunales dimensiones, y que literalmente arrasará a su paso con toda la fase.

Conforme se afiance el progreso será recomendable darle un uso mas constructivo a este devastador ítem, aunque en una primera toma de contacto el usuario tendrá esa reconfortante y extrañamente divertida sensación de masacrar todo un clásico.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.