NEW ZEALAND STORY REVOLUTION

Pese a que Nintendo DS ya pertenece a una generación pasada, su catálogo aún sigue sorprendiendo como el primer día.

No en vano, encontramos auténticas joyas del calibre de New Zealand Story Revolution; un remake a la altura del clásico original.

Y no de cualquier clásico, pues nos estamos refiriendo al que supuso la culminación de lo “cute” muchos años antes de que la expresión cobrara pleno significado y originase una moda que perdura hasta nuestros días.

Un arcade, en definitiva, pensado para los jugadores de la vieja escuela, con dedos ágiles, más paciencia que un santo y cartera generosa, cuyo héroe principal, un kiwi con zapatillas nada menos, se ha convertido por derecho propio en todo un icono de Taito, equiparable a los legendarios alienígenas del Space Invaders o los simpáticos dragoncitos Bub y Bob.

Tras los experimentos fallidos de Rising Star Games al tratar de versionar diferentes títulos de Taito, tales como el mejorable Rainbow Island Revolution en DS o los soporíferos Bubble Bobble Evolution y Space Invaders Evolution para PSP, pocas esperanzas albergaban los aficionados en esta nueva entrega de la longeva serie.

Pero contra todo pronóstico, los resultados finales sorprenden incluso al jugador más optimista.

De entrada, a nivel visual, el programa consigue un equilibrio digno de toda loa y alabanza entre el respeto reverencial al excelentísimo diseño de los personajes y escenarios, pero sin descuidar una actualización ultracolorista del título al que toma como base, en el que a duras penas el renovado aspecto del protagonista no termina de cuajar.

Sirvan a modo de ejemplo los graffitis de auxilio que resultan un denominador común durante los primeros compases de la aventura.

No obstante, las novedades van mucho más allá, pues plenamente conscientes de la dificultad exacerbada de la que hacía gala el original, el equipo de Rising Star Games tuvo a bien incluir el doble salto y una agradecida barra de energía para Tiki, que probablemente no será del agrado de los más puristas, pero tampoco consigue endulzar los desafíos ni restarle encanto al clásico imperecedero.

Discretos minijuegos, quizá el añadido más discutible en este meritorio remake por interrumpir el ritmo, alternan con el resto de escenarios para ir desentrañando los laberintos.

Y así, mediante el uso de la pantalla táctil, los usuarios deberán catapultar al bueno de Tiki, guiarlo a través de una cuerda floja, o salvarlo de los peligros más variopintos.

Huelga decir que los minijuegos también están presentes en el adictivo modo multijugador.

No obstante, un par de detalles cuanto menos irrelevantes empañan ligeramente el acabado final, como la posibilidad de escoger el ángulo y potencia de tiro y, más significativamente, la inadecuada complicación en el desarrollo con respecto a la entrega original, ampliando el catálogo de vehículos por citar tan sólo un ejemplo posible.

Pese a ello, New Zealand Story Revolution se evidencia como un título realmente divertido que consigue, al menos parcialmente, hacernos recobrar el entusiasmo por la exhumación de auténticas leyendas “videojueguiles” a priori intocables, ofreciendo pura diversión portátil a partir de uno de los grandes iconos de la cultura pop.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.