NIGHT TRAP

Es el momento de trazar una línea en el suelo y dejar bien claro a los desarrolladores de Digital Pictures que hasta aquí hemos llegado.

No todo vale.

No vale reciclar hasta la náusea unos mecanismos lúdicos que dilapidan toda la jugabilidad posible.

No vale ignorar casi por completo las capacidades de interfaz y gráficas de algunas plataformas para las que fue concebido, dando a luz un producto técnicamente sólo pasable al ejecutarlo en Mega CD.

No vale confundir reto con tortura, planteando una mecánica basada en la memoria y no en la habilidad de cada usuario, buscando siempre un fin prematuro de la partida y obligando a reiniciarla de nuevo.

Una película interactiva que, como cabía esperar, limita en exceso el desarrollo, en el que se presentan de forma simultánea a diferentes protagonistas, ocasionando que su muerte sea, finalmente, algo intrascendente.

Un juego donde la historia parece sacada de un Survival Horror mal escrito, poblado de los más infantiles y simplistas clichés narrativos, en el que abundan la noñez y la cursilería disfrazadas de aventura.

Puede que la rígida horna de las películas interactivas no permita grandes cambios, pero el ejercicio de pereza creativa que nos encontramos en Night Trap, unido a su pobreza técnica y a su inmensa facilidad para fustrar incluso al jugador más curtido, nos hace encender una vela por el difunto y bienamado Mega CD, entre otros sistemas.

En definitiva, simple donde se precisa complejidad y complejo en exceso donde la sencillez sería bien recibida.

Night Trap une pobreza técnica y total ausencia de mejoras en una fórmula requemada incluso por aquel entonces.

Su considerable duración, sopesando el resto, es más un castigo que una bendición.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.