NO FEAR DOWNHILL MOUNTAIN BIKING

En un mercado lleno de simuladores de conducción que prometían ser “el próximo Gran Turismo” y que, a la hora de la verdad, se quedaban en un simple “Gran CaricaTurismo” del original, da gusto ver cómo aún habían algunos programadores que intentaban dar un soplo de aire fresco con juegos como No Fear Downhill Biking.

En este sorprendente simulador de descensos en MTB, en lugar de Fórmulas 1, chasis más deslumbrantes que la calva de Vin Diesel y rugientes motores, encontraréis bicis, cuadros de aluminio y lujosos pedales.

Muchos pensaréis: “¡Bicicletas, menudo rollo!. Las carreras deben ser tan emocionantes como un debate entre Susana Díaz y Mariano Rajoy”.

Pues estáis muy equivocados.

Si de algo se puede vanagloriar No Fear Downhill Biking es de transmitir una excitación y una sensación de velocidad que ya querrían tener para sí otros simuladores de conducción atestados de supuestos bólidos motorizados.

No esperábamos menos de una compañía como Codemasters, que nos había regalado joyas como Colin McRae.

De hecho, la semejanza con este título no es sólo de espíritu, ya que el especto gráfico de los circuitos nos recuerda bastante al del famoso simulador de rallies – a ese público-cartulina que rodea los recorridos lo tenemos más visto que el perfil de Juan Carlos I -.

Lamentablemente, hay que reconocer que No Fear tiene alguna que otra laguna en el apartado técnico.

Hay elementos del paisaje que aparecen de golpe, las franjas negras que se muestran en el modo para dos jugadores simultáneos – muy divertido, por cierto – son de puro cinemascope, y encima, el programa sólo es capaz de poner dos ciclistas en pantalla.

Pero estos defectillos se quedan en nimiedades al lado de una cámara subjetiva desde el manillar que corta el hipo, unos gráficos en alta resolución y una excelsa ambientación sonora que incluye detalles como el sonido de los tacos de las ruedas sobre el asfalto.

SIN ALIENTO

Ahora bien, lo que hace especial a No Fear Downhill Biking es su fantástica mecánica: debes enfrentarte en cada circuito a diversas pruebas “cara a cara” con otros competidores.

Para vencer deberéis tener en cuenta que corréis con “tracción animal“, por lo que es mejor aprovechar los descensos para descansar y atacar fuerte sólo cuando sea necesario – si no, tu corredor tendrá la respiración más agitada que el director Martin Campbell viendo un primer plano de Catherine Zeta-Jones en La máscara del Zorro -.

Además, a medida que vayas avanzando en el modo campeonato tendrás a tu disposición nuevas piezas para mejorar la vista – cuadros, horquillas, ruedas, frenos, suspensiones… – y accederás a ampliaciones en los trazados de los circuitos.

Pero lo mejor de todo es que puedes realizar auténticas vaciladas como el “caballito” o cruzadas kamikazes en el aire, e incluso dar sucios golpes a los oponentes.

Vale, su utilidad es nula, pero repetir las proezas de nuestra infancia sin tener que ir por la vida con las rodillas peladas tiene un no-sé-qué que nos mantiene pegados a la pantalla.

No lo dudes, si te gustan los simuladores de conducción y estás harto de que siempre te den más de lo mismo, No Fear Downhill Biking es lo que andabas buscando.

PROS Y CONTRAS

Conviene destacar, una vez más, su originalidad, la ambientación sonora y, por supuesto, la vista desde el manillar en esta especie de Colin McBiking.

Aunque es justo reconocer que tiene algunas lagunas técnicas, que el modo para dos jugadores es mejorable, y que se nos antoja un pelín difícil.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.