NO ONE CAN STOP MR. DOMINO!

NoOneCanStopMrDomino_PSX_title

Cuando crees que ya no va a haber nada que pueda llegar a sorprenderte, aparece un título que vuelve a dejarnos con la boca abierta.

NoOneCanStopMrDomino_PSX_level102

Este es el caso de Mr. Domino, toda una locura en forma de videojuego para PlayStation que riza el rizo de la imaginación y nos ofrece uno de los puzzles más endemoniadamente divertidos que jamás hayamos podido contemplar.

NoOneCanStopMrDomino_PSX_level103

Mr. Domino tiene una mecánica cuanto menos curiosa: controlaremos a una ficha de dominó que entra en una fase en puro 3D al estilo Kid Klown.

NoOneCanStopMrDomino_PSX_level201

Cada zona tiene un entorno interactivo que debemos activar para completarlo.

NoOneCanStopMrDomino_PSX_level204

Para hacerlo, nuestra ficha puede colocar en las cuadrículas otras fichas que, si las situamos convenientemente, al empujarlas y caer encadenarán los interruptores que activan el escenario.

NoOneCanStopMrDomino_PSX_level205

Y cuando consigamos activar parte del escenario, pasaremos de nivel.

NoOneCanStopMrDomino_PSX_level203

De esta manera, podemos hacer combos y conseguir que varias “atracciones” se activen de una sola tirada.

NoOneCanStopMrDomino_PSX_win08

El inconveniente principal del juego está en las trampas del escenario y en la lucha contra el tiempo, que no nos permitirá tener demasiados errores.

NoOneCanStopMrDomino_PSX_win04

Dicho lo cual, la adicción del programa sólo es equiparable a su exquisita factura técnica, absolutamente impecable, y de lo mejor que pudimos ver en mucho tiempo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.