NO SOMOS JUGADORES HARDCORE

Casual Videogames Pixel Art Xtreme Retro Nintendo Wii

La muerte del jugador hardcore, vaya tragedia, ¿eh?.

Miren, en algún foro hay supervillanos de Xtreme Retro que, cuando quieren despreciarnos, nos llaman “casualones“; es decir, el equivalente a “gentuza que ni conoce ni respeta la auténtica esencia de los videojuegos“.

Acto seguido se quejan de que, después de tantos años, aún no hemos tratado varios títulos de culto, como el excelso Super Mario 64, cuando ya lo han hecho el resto de blogs especializados.

Para que hablen de posturas comprometidas con la esencia de la radicalidad.

Lo que sucede, y disculpen el divagar, es que “lo hardcore” se ha convertido en un sinónimo de la pureza que ya nos tiene un poco aburridos.

En Xtreme Retro siempre hemos hecho sonoras pedorretas ante la avalancha de juegos de estética inmaculada e intenciones bondadosas – ¡mejore su salud!, ¡diviértase con su familia!, ¡entrene el hipotálamo!, … -, y la mayoría de los subproductos que ha generado esta moda ni los tratamos por aquí, sencillamente porque no los consideramos videojuegos, sino otra cosa cuya definición quizás todavía está por llegar.

Del mismo modo, por aquí se valora mucho cierto tipo de jugabilidad clásica, esa que no le tiende puentes al afanado jugador, sino que los quema y luego le enseña los genitales con un corte de mangas.

Pero comportémonos con un poco de sensatez: la revista Forbes elaboró un estudio que arroja un dato escalofriante, pues sólo el 20% de los títulos que se lanzan al mercado dan beneficios.

El problema: excesiva atención a nichos de jugadores cuyo número no sostiene, pese a su fidelidad, los importantes gastos que supone un desarrollo.

Y que un “Maquilla tu Pony como si fuera una Pendeja Adolescente” es mucho más barato de programar, claro.

La cuestión, creo, no es esa.

La culpa no la tienen los “casuals” como ente, pobres, que no saben que están rompiendo nada, sino otra vez, la industria, que dedica un dinero excesivo e insuficiente para complacer a críos que no deberían ser escuchados.

En vez de eso, podrían – aparte de producir sus casualadas, como dice el otro – dedicar dinero a crear títulos de gameplay robusto, de guiones densos – o inteligentemente idiotas, ya me entienden -, de aspecto gráfico no necesariamente deslumbrante, pero sí cuidado y bien estudiado.

Olvídense del hardcorismo.

Lo que queremos son más de los viejos, entrañables e indiscutibles buenos juegos de toda la vida.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.