NOSFERATU THE VAMPYRE

Nosferatu Spectrum Pixel Art Xtreme Retro

Añorar la etapa de 8 bits es, en términos generales, una invitación al estacazo retrospectivo; pues pocos aficionados podrían extrañar, por otras razones que no sean meramente sentimentales, aquel acopio de estoicismo que suponía cargar los juegos en cinta, o la acentuada ausencia de una crítica independiente.

Si bien, en este último punto no hemos avanzado significativamente desde entonces.

Sea como fuere, existen ciertos aspectos en dicha época que se prestan abiertamente a la añoranza: el recurso a la imaginación y la fecunda inventiva.

Nosferatu the Vampyre se antoja un claro ejemplo de tamañas virtudes, hostigadas por las consabidas limitaciones técnicas.

Tras comenzar la partida, el afanado usuario se enfrenta al clásico filmation de proporciones bíbllicas, cuyas estancias deberá recorrer en busca de llaves, escrituras y un largo etcétera.

Nosferatu Spectrum

A partir de ahí, la bestia primigenia – junto a los restantes personajes – irá cobrando protagonismo, dando lugar a un desarrollo inspirado en las célebres aventuras de vista isométrica que, además, resulta revolucionario en una obra de tales características.

Innovaciones aparte, el programa puede presumir de un apartado visual portentoso; máxime si tenemos en consideración las lógicas restricciones de memoria, así como de una mecánica realmente depurada.

Algo que no sorprende en absoluto sabiendo que tras su desarrollo se oculta el consagrado equipo de Piranha, responsables de Beast Enders, Coven o Judge Death, entre muchos otros títulos de probado prestigio y talento.

Nosferatu ZX Spectrum

En cualquier caso, nos encontramos frente a una delicia precoz para los amantes del género, y del film por añadidura.

Tanto es así que Nosferatu the Vampyre sigue despertando la nostalgia entre todos aquellos que lo cataron, allá por el lejano 1.986.

Por algo será.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.