NOTICIAS DE PRENSA SENSACIONALISTA

Con éste apartado doy inicio a una nueva sección en Old School Generation. He decidido agrupar una serie de noticias de tipo sensacionalista que tanto daño hacen al mundo de los videojuegos. Con frecuencia, a los jugadores se nos han comparado con muchas cosas, casi todas malas, siempre que un titular o una noticia pudiera ocupar unos minutos en el telediario de turno. Así, se nos ha tachado de asesinos, psicópatas, e incluso cosas peores con el fin de ganar un poco de audiencia o un puñado de lectores. Generalmente, la gente que escribe este tipo de artículos suele estar bastante poco informada acerca del medio, y tienen poca o ninguna relación con los videojuegos, limitandose a asentir en muchas ocasiones hechos de los que no se han documentado en su plenitud, basándose en una imagen o un vídeo de pocos minutos de duración para criticar a quienes disfrutan de un juego concreto. Ejemplos los hay de todas las clases y colores; hace no muchos años salió un caso titulado “El asesino de Final Fantasy, porque el demente que lo llevó a cabo tenía cierto parecido con el personaje del juego. Eso y la confesión de que una vez jugó una partida bastó para arremeter contra un juego que, por lo general, transmite todo tipo de valores, pero todos ellos de corte positivo; a saber, amistad, amor, esfuerzo, sacrificio, ideales, y un largo etcétera, pero sirvan éstos pocos a modo de ejemplo. La prensa escrita, en su afán por superar a las imágenes emitidas por la televisión, no dudo en comparar en sus inicios a los usuarios de internet con adictos con efectos similares a los que provoca la drogadicción. Así lo afirmaba en su día el diario ABC. Para la ocasión, pretendo recuperar una serie de textos de ese mismo diario, que bien pueden ilustrar algunas de las autenticas burradas que se han llegado a decir, casi siempre de forma impune, causando una mala imagen del medio sin necesidad alguna de llegar hasta tales extremos. Es cierto que hay juegos violentos, reservados para los adultos que tengan a bien jugarlos, Títulos como Grand Thief Auto no transmiten unos valores recomendables; si bien es cierto que no son peores de los que se pueden ver en cualquier película de acción de las muchas que pueden verse a cualquier hora por la televisión. Pero por su temática, no resulta de extrañar que cuente con sus detractores. Lo triste del asunto es que el interés por los juegos se limita a ensalzar aquellos detalles que no son del agrado de unos cuantos que por norma presumen de ser eruditos y personalidades a tener en cuenta dentro de la sociedad, cuya opinión bien merece ser atendida, pero descuidan por contra todos aquellos juegos que dedicados a un público más general, presentan múltiples factores que bien merecen ser objeto de loa y alabanza, e inculcan una serie de valores que son bien deseables en una sociedad más desinteresada y altruista; eso sin contar con los beneficios que produce jugar, como bien la ciencia ha demostrado, mejorando las habilidades perceptivas, la toma de decisiones, la memoria, y otros parámetros varios, que no citaré aquí por no tratarse del objetivo de ésta sección. En cualquier caso he escogido una serie de textos del diario citado anteriormente, el ABC, que bien pueden ilustrar a modo de ejemplo algunos de los detalles que he resaltado previamente. No son actuales y cuentan con unos cuantos años a sus espaldas, pero seamos sinceros, mucho no ha cambiado el discurso de todo lo que se nos acusa de la forma más imaginativa posible. Como anécdota, he decidido nombrar “fatality” a ésta sección en honor al magnífico programa Game 40 dirigido hace años por Guillem Caballé. Sin más preámbulos, aquí van algunas de las noticias que a buen seguro conseguirán llamar vuestra atención.

30/12/06

Los niños aprenden con los videojuegos a descuartizar, violar y quemar colegios“; y continúa de la siguiente forma: “A los siete años, los niños aprenden a través de los videojuegos lo que son las drogas, asesinatos y atropellos; a los diez ya juegan a pegar a las mujeres y vender drogas; entre los 11 y 12 años a maltratar y violar; a los 14 se atropella, se descuartiza y se quema a gente, y antes de los 16 la prostitución, las masacres indiscriminadas y la quema de colegios integran los contenidos de este tipo de «ocio».”

Horror!! Catástrofe en ciernes!! Se aproxima el apocalipsis y tiene forma de… VIDEOJUEGO!! Así que si veis a un pequeño infante con algún pad entre las manos, temedle, pues se trata de un Hitler en potencia. O al menos eso es lo que debía pensar el autor del artículo, tras afirmar y sostener tan rotundas acusaciones. Nótese que se dan los hechos como ciertos, dando a entender al lector que se tratan de datos documentados y verificados, y lo que es más terrible, hace partícipes de ellos a los niños, merecedores como son de todos nuestros cuidados y atenciones. Sin embargo resulta posible documentarse acerca de la metodología empleada para llegar a tan funestas conclusiones; por lo que podemos averiguar datos tan relevantes como el número de entrevistados, los porcentajes, las respuestas obtenidas, y otros detalles de interés.

Y la sorpresa viene cuando nos damos cuenta de que no existe porcentaje alguno, el único gráfico visible, si es que realmente puede considerarse como tal, es éste que os adjunto, ni se detalla sobre cómo se han formulado las preguntas, ni del número de niños que ha citado algunos de los escamosos detalles que son el objeto del artículo, ni información útil de ningún tipo! Así que si veis a vuestros hermanos, hijos, sobrinos, o cualquier inocente niño jugando a peligrosos juegos como Super Mario, Tetris, o cualquier otro juego de destrucción masiva por el estilo, corred a buscar refugio. Y es que más vale prevenir.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.