NUCLEAR STRIKE

La saga Strike de Electronic Arts vuelve a la carga con su quinta entrega.

Para la ocasión, los vuelos sobre el territorio soviético se sustituyen por misiones atómicas, en las que se mantienen las características que han hecho populares a sus antecesores.

Hace ya largos años las consolas de 16 bits y algunas portátiles fueron testigos de los primeros pasos de la saga Strike.

Así, se sucedieron una serie de juegos en los que un helicóptero tenía que enfrentarse a misiones que iban desde escolar a Presidentes de Gobierno hasta el rescate de agentes en apuros.

Con pocas novedades gráficas y una concepción muy similar, las aeronaves de Electronic Arts sobrevolaron diferentes escenarios en las sucesivas entregas a las que se bautizó como Desert, Jungle y Urban, acompañadas del apellido Strike.

La aparición de las consolas de 32 bits supuso una oportunidad de oro para dar un nuevo empuje a la serie, y la compañía norteamericana no la dejó escapar creando Soviet Strike, un título que deslumbró a todos con un entorno gráfico sobresaliente.

Con la vista puesta en el citado compacto apareció Nuclear Strike, convirtiéndose en la quinta entrega de la saga, segunda que vio la luz para PlayStation.

El juego mantiene las características de su antecesor, destacando la variedad y espectacularidad del entorno en 3D.

Para ello se repite el sistema de creación de maquetas y su posterior conversión en escenarios generados por ordenador.

Como fácilmente puede deducirse de su título, se sustituyen los motivos y paisajes soviéticos por una amplia diversidad de parajes, aumentando de cinco a siete las misiones.

Estas modificaciones se han realizado sin afectar a la calidad de los escenarios originales y, a la vez, suavizando los desplazamientos del helicóptero.

Otro de los apartados respetados es la inclusión de numerosos vídeos y cinemas en los que se ofrece información sobre los objetivos.

También se repiten los protagonistas centrales de la entrega anterior.

Dos niveles de dificultad y una amplia oferta en armamento completan un juego capaz de sorprender a los usuarios que desconozcan la serie, y de entretener a los que ya han tenido oportunidad de situarse a los mandos de la aeronave de Electronic Arts.

ALTAMENTE RADIACTIVO

Aunque se trate de una fórmula con muchos años en su haber, Nuclear Strike consigue enganchar desde el primer momento.

Sólo Black Dawn, con mayor número de perspectivas y combates aire-tierra, podía hacer sombra por aquel entonces a uno de los juegos con un entorno gráfico más logrado del mercado.

EN SÍNTESIS

La renderización de escenarios logra unos resultados magníficos con variedad de accidentes geográficos, edificios y vehículos para dar y tomar.

Y los temas de corte marcial sitúan perfectamente la acción de las diferentes misiones del juego, manteniendo la intensidad en todo momento.

Hay que destacar tanto los sonidos que rodean al helicóptero, como las voces incluidas en los cinemas; un apartado que siempre ha sido muy cuidado.

Por último, el aumento en las misiones y la mejora en el desplazamiento del helicóptero y escenarios son las importantes novedades en cuanto a jugabilidad se refiere.

PROS Y CONTRAS

A destacar la mayor suavidad en los movimientos del helicóptero y escenario.

En el lado opuesto de la balanza, encontramos la complejidad de algunas de las misiones.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.