NUEVAS FORMAS DE ENTENDER Y APROXIMARSE A LOS VIDEOJUEGOS

¿Alguno de los aquí presentes recuerda el famoso Teletrébol?

Probablemente no.
Permitidme pues, introducir ligeramente el aparato en cuestión.
A grandes rasgos se trataba de un mando que, a mediados de los noventa, se esmeró en anunciar Telecinco, con la única finalidad de responder a preguntas muy concretas que se emitían a determinadas horas de la programación.
Con este peculiar utensilio se pretendía iniciar una nueva era, donde la televisión interactiva cobraría especial protagonismo.
Sin embargo la realidad era bien distinta, pues todos los espectadores de la época sabían, también gracias a Telecinco, que la verdadera programación interactiva resultaba infinitamente más elemental, y se emitía a altas horas de la madrugada con programas cortados por un mismo patrón, tales como Playboy o Ay, qué calor!.

La pornografía y el erotismo han disfrutado desde hace décadas de una capacidad de interacción con el consumidor, y un grado de sincronía e intensidad por añadidura, que difícilmente podrían darse en otros géneros; ni siquiera gracias a las nuevas tecnologías emergentes.

Ocasionalmente, a aquellos que nos gusta ir de alternativos por la vida, nos resulta complicado asumir que el mundo de los videojuegos, y el de las consolas en concreto, está dominado por un reducido número de empresas multinacionales que fabrican soportes y controlan con mano de hierro sus contenidos.
Por descontado, Sony, Nintendo o Microsoft jamás permitirán que se produzcan títulos explícitamente pornográficos para sus sistemas de sobremesa.

A grandes rasgos, sus usuarios deberán contentarse con el trasfondo erótico – pero a fin de cuentas infantiloide – de sagas como Dead or Alive o Rumble Roses, por citar tan sólo algunos ejemplos posibles.

Lo que no deja de ser una ocasión desaprovechada frente a la ingente avalancha de interfaces revolucionarios, que bien podrían replantear la relación entre los aficionados y los juegos propiamente dichos.

Los ejemplos son de lo más variopinto, pasando desde el Kinetic al Move, hasta el mando de Wii y las pantallas táctiles.
Nuevos Teletrébol, podríamos decir, adaptados a una nueva época.
¿Acaso no os produce cierta curiosidad la cantidad de productos que podrían llegar a idearse en una industria como esta, sin la necesidad de mantener una imagen más o menos puritana?.
Dentro de unos límites, claro está.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.