OBSCURE II

El cine de terror juvenil y el Survival Horror vuelven a unirse en esta segunda parte, que demuestra lo temible que pueden ser las resacas de fiestas de fraternidad.

Es curioso, pero ambas entregas de ObsCure tienen cierto malditismo.

En 2.004 apareció ObsCure, un más que recomendable Survival que tuvo la mala pata de coincidir en el tiempo con Silent Hill 4: The Room, Project Zero II o Resident Evil: Outbreak, y la secuela llegó cuando PS2 estaba dando boqueadas.

Sea como fuere, un buen juego de terror siempre es bienvenido.

Los supervivientes de la masacre de Leafmore High School siguen con sus vidas en la Universidad de Fallcreek.

Todo son juergas y nuevas amistades hasta que unas misteriosas flores provocan brotes de furia sangrienta entre los estudiantes.

Esto, unido a la aparición de bichos poco recomendables, hace que el sexteto protagonista tenga que desempolvar sus habilidades y enfrentarse al Mal una vez más.

Es divertido encontrar en formato jugable los grandes tópicos del cine adolescente: el poco recomendable uso de drogas – desencadenante de la marimorena en ambos juegos -, explícitos chistes sexuales, botellones, fiestas a las que no puedes faltar, resacones de escándalo…

Así, por medio de brillantes diálogos, se mantiene el ritmo del juego sin abandonar su tono peliculero.

HORROR EN EL CAMPUS

ObsCure II se asienta en las claves del cine de terror adolescente, pero las pervierte y mezcla con otros referentes.

Para empezar están los protagonistas: el jugador de rugby, un mazas nórdico – ¿concesión a Hrydalogix, la distribuidora alemana? -, varias tías buenorras de generoso escote… los que suelen ser los malos del cine adolescente.

¿Dónde está el empollón con bolígrafos en el bolsillo de la camisa?.

Suerte que estos seis colegas tienen habilidades especiales y complementarias, como la fuerza bruta para mover obstáculos, hackear dispositivos o resolver jeroglíficos.

El contraste a tanto cuerpo danone es el ambiente malsano, el abundante gore y los monstruos, amasijos informes que recuerdan en gran medida a las pesadillas de Silent Hill 3.

Aunque en el Modo Individual la consola controla bastante bien a nuestro compañero – al que puedes saltar en cualquier momento para resolver enigmas o cambiar de enemigo -, la contundente violencia hace que la colaboración entre dos jugadores sea algo más que un añadido jugable.

Jugar con un amigo también agiliza la resolución de los puzzles que requieren a dos personajes.

En definitiva, es un sistema de juego que evoca con apreciable acierto ver una película de terror con otra persona… pero también las discusiones de pareja, ya que el sistema de puntería automática a veces interfiere con el otro personaje, y si tu aliado cae, poco importa que tu salud sea la de un roble, ya que tendrás que empezar de nuevo.

ObsCure II no enfatiza el uso de la luz como arma tanto como su predecesor, apuesta por un combate más directo con un amplio arsenal de bates de béisbol, palos de hockey, pistolas, ballestas o escopetas.

También limita mucho más los puntos para salvar partida, dando una falsa sensación de larga duración a unos catorce niveles algo cortos.

El nivel técnico de ObsCure II no le convierte en el último gran destello de gloria de PlayStation 2, entre otros sistemas coetáneos, pero resulta muy competente gracias al elaborado modelado de personajes y monstruos, y a unos escenarios plagados de detalles.

En esta entrega no hay doblaje al castellano, pero sí una soberbia banda sonora con coros orquestales que pide a gritos ser editada.

No busques en este juego fantasmas con kimono, zombies víricos ni shibitos que den el coñazo.

ObsCure II mira hacia Occidente y encuentra referencias de sobra para crear una aventura de terror divertida y con una ambientación estupenda.

Y amplios escotes.

EL CINE DEL JARDÍN BOTÁNICO

Como ocurriera con la primera parte, el referente en ObsCure II es The Faculty, el filme de Robert Rodriguez en el que Frodo y varios bollicaos salvaban a su insti de los alienígenas por medio de las drogas – no es broma -.

Pero ObsCure II tiene otra inspiración de lujo: El Día de los Trífidos, la novela de John Wyndham sobre plantas inteligentes que arrojan esporas para devorar seres humanos.

EN SÍNTESIS

El tono peliculero, la acción directa y sus puzzles – clásicos pero muy divertidos – hacen de ObsCure II una opción de lo más recomendable para seguir aprovechando tu PS2 y, ya puestos, PSP, PC e incluso Wii.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.